VALLEBRÓN

Vallebrón

Barranco, valle y cuchillos de Vallebrón 

 

En la zona central del municipio de la Oliva, encontramos Vallebrón, un pueblo poco visitado, y uno de los más antiguos de La Oliva.

El pago de Vallebrón está rodeado por una larga crestería de morros y cuchillos, donde se encuentra el pico más alto del municipio, que es la montaña de La Muda. Al sur de Vallebrón se levanta un complejo montañoso alargado, cortado por numerosos y pequeños valles, dirigidos hacia el valle de Valhondo

Desde la época prehispánica, esta zona estuvo asentada por varios poblamientos mahos, que buscaban los alrededores del barranco de Vallebrón. Aquí encontraban agua, pastos y lo necesario para su supervivencia. Lo atestiguan la gran cantidad de restos arqueológicos hallados en sus alrededores, donde se encuentran grabados, cerámicas, restos óseos, y construcciones relacionadas con el mundo aborigen. Ejemplos son los yacimientos de la Montaña de la Muda, Pico de Don David, Pico del Sabio, Degollada del Renegado, y Morro de la Atalaya entre otros.

Tras la conquista los señores comenzaron a repartirse las tierras del señorío de Fuerteventura y Lanzarote para su explotación. Estas tierras se entregaban mediante unos documentos llamados “mercedes”, que se les daban a los indígenas que quedaron en la isla, y a los nuevos colonos, pagando con ellos servicios y favores. Dada la escasez de la población, en el siglo XVI, todavía quedaban tierras por repartir como algunas de Vallebrón.

Las mejores tierras y las más llanas ya habían sido entregadas, ubicadas cerca del malpaís, en zona de montaña y en las laderas. En 1562 don Agustín de Herrera y Rojas hace merced a Juan Hernández Xerez, de las laderas de La Oliva, aguas Vertientes abajo hasta el Espinar, con los siguientes linderos

JUAN HERNANDEZ XEREZ

…de vuestra casa a dar a Vallebrón, a la Asomada del abrevadero, y desde el abrevadero yendo por el Cuchillo hasta encima de la fuente de Tabaire y desde allí, descendiendo por el Cuchillo abajo, a dar los caminos que vienen de La Oliva para Vallebrón y desde allí a dar al camino que va de vuestra casa al Otro Valle, lindando con lo que suele labrar del Espinar, llegando a dar al camino que va de vuestra casa a Tababaire, con más de la dicha fuente. Con condición que no perturbéis el agua a los vecinos y caminantes para su beber, con tal que ninguno de ellos beba con ganado o sino con los vuestros. 

Desde esta época se comienza a poblar con más ímpetu la zona de Vallebrón, teniendo su máximo esplendor en el siglo XVIII, con más de 250 vecinos y dos ermitas, la de Nuestra Señora de Gracia y la de San Juan Bautista.

Ermita de San Juan Bautista - Vallebrón

 A principios del siglo XVIII habitaba en Vallebrón un singular personaje, un pastor poeta conocido en la isla, llamado José Rodríguez, que incluso es citado por Viera en sus textos. José Rodríguez, se hizo famoso por sus versos dedicados a doña Magdalena de Cabrera, recopilados en las Coplas de la Dueña.

Las tierras de Vallebrón sirvieron para sembrar en su mayor parte cereales. Debido a las fuertes pendientes de las tierras de labor y a la escasez de aguas superficiales, se desarrollaron varios sistemas de retención e infiltración de agua, como los nateros y las cadenas. Ambos están construidos en laderas más pronunciadas y barrancos mediante la consecución de pequeños muros perpendiculares al cauce.

Los habitantes de Vallebrón recogían las aguas de varias fuentes pequeñas, como la de Tababaire. Más abajo se encontraba la fuente más grande de la zona, que era la de Esquinzo, y que tenían obligación de arreglar y limpiar, ejemplo de ello encontramos varias ordenanzas en los Acuerdos del Cabildo

Legajo 4, f. 58, 13 Julio 1655. Villa de Betancuria. A. Mayor, Pedro de Vetancurt. Regidores, Juan Mateo y Sebastián de Betancor, Escribano, Alonso

Siendo costumbre inmemorial se limpie cada año la fuente de Río Cabras, por abrevar en ella la mayor parte de los ganados, se acuerda hacerlo el 21 del presente. Acudirán todos los vecinos, pena de 4 reales. La fuente de Esquinzo se limpiará el 2 de Agosto, con los vecinos de Valdebrón, asistiendo el alférez Juan de Cubas, quien avisará a este Cabildo los que faltaren.

En cuanto a lo toponimia de Vallebrón, hemos encontrado este caserío nombrado como Vallebrón, Valdebrón, Baldebrón e incluso Vallevrón, esta última en el Diccionario geográfico e histórico de España de Pascual Madoz de 1849, sin embargo todas con el mismo origen. Es posible que el origen de este topónimo esté en la contracción y la castellanización de “Valle de ahemon”. Donde ahemon es una palabra proveniente de los dialectos beréberes y que puede traducirse como “aquí hay agua” o “agua escondida”, un nombre muy propio ya que Vallebrón tiene una gran cantidad de agua subterránea. 

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.