• Alquiler de coche en el Aeropuerto de Fuerteventura

MOLINA DE MANOLO HIERRO Testigo de un próspero pasado cerealista.

MOLINA DE MANOLO HIERRO - CORRALEJO

MOLINA DE MANOLO HIERRO – CORRALEJO

 

Mucho antes de que Corralejo se convirtiera en un floreciente pueblo turístico, su población, se desarrolló en torno a la industria caprina, la pesca de bajura, la recogida de orchilla, de barrilla, y la molienda de cereal, de hecho quedan en pie el molino de Domingo Estévez, la Molina de Juan Morera y la Molina de Manolo Hierro, todas ellas restauradas y consideradas B.I.C (Bien de Interés Cultural) desde 1994.

La Molina de Manolo Hierro se encuentra, hoy en día, en una pequeña y coqueta plaza en la calle Pizarro. Tiene sus orígenes en el primer cuarto del siglo XX. Su propietario, Manuel Hierro Viera compró en el pueblo de los Llanos de la Concepción la maquinaria necesaria para erigir una molina en Corralejo. 

La maquinaria se llevó en burros y camellos desde los Llanos hasta Corralejo. Manolo, compró un solar a D. Marcial Viñoly Ravelo, en la actual calle Bajo Amarillo, que por aquel entonces era un tablero de jable. El enclave era ideal para captar la fuerza de los vientos alisios, constantes por la zona casi todo el año. Manuel ayudado por su hermano, el carpintero Miguel Hierro Viera, y pedreros llegados desde Lanzarote levantaron en el solar la Molina de Manolo Hierro. 

Manuel Hierro Viera nació en Jandía, en 1893, fue además de molinero, carpintero de ribera (dedicado a la elaboración de barcos), alcalde pedáneo de Corralejo, y también el encargado de guardar y vigilar el primer teléfono militar instalado en el pueblo en 1943. Manolo Hierro murió en Corralejo en 1962.

Los molinos y las molinas de Fuerteventura, son una de las señas de la identidad majorera. Nos recuerdan día a día, que esta isla tuvo un próspero pasado cerealista. 

Las molinas surgieron en la Palma, en la segunda mitad del siglo XIX, de la mano de Isidoro Ortega Sánchez. Este nuevo sistema de molinos, proviene de las variaciones que realizaron los carpinteros y artesanos locales, de los molinos de viento harineros de sistema Ortega. Funcionaban de forma muy similar al molino, pero con una maquinaria más simple, y una apariencia exterior diferente. 

Su principal innovación fue que reunía en una única planta las actividades de molienda y manipulación del grano, lo que supuso una ventaja con respecto al molino, en el que el molinero veía dificultada su tarea, al tener que desplazarse constantemente entre las dos o tres plantas del edificio.

MAQUINARIA - MOLINA DE MANOLO HIERRO - CORRALEJO

MAQUINARIA – MOLINA DE MANOLO HIERRO – CORRALEJO

Otra de las características de la molina, es su ‘portabilidad’. La molina permitía a sus propietarios, en caso necesario, trasladar en un momento dado la torre y la maquinaria de molienda a una nueva edificación.

El conjunto de la molina consta de tres partes: torre, maquinaria y edificio.

La torre ,de madera, sostenía todo el mecanismo y se apoyaba en un pivote metálico, que giraba sobre una plancha de hierro colocada en el suelo.

La maquinaria de molturación estaba compuesta por dos muelas, la tolva y la canaleja. 

El edificio consistía en una habitación de mampostería de planta rectangular, en la que el molinero desarrollaba su labor, con la ventaja de no tener que subir y bajar plantas con los pesados sacos de cereal.

La Molina de Manolo Hierro es una molina de seis aspas, de 6 metros cada una. Allí se molía trigo, cebada, cosco y se mezclaba con garbanzos, arvejas, … Para respetar una antiquísima tradición nunca se molía ni el día del Carmen, patrona de Corralejo, ni en jueves y viernes Santo. De las piedras de moler así como de su mantenimiento, se encargó Juan Calero, que era el muescador de la zona. 

Una de las singularidades de esta molina es que es la única en Fuerteventura que cuenta con una cubierta a cuatro aguas, lo que puede estar relacionado con el hecho de que Manuel Hierro fuera carpintero de ribera y decidiera fabricar el mismo la cubierta.

La molina quedó en desuso en la década de los años 80 del siglo pasado, después de que un fuerte temporal en septiembre de 1989 arrancara sus aspas y las arrastrara hasta el fondo del mar.

En 2015 se restauró y trasladó al emplazamiento actual la Molina de Manolo Hierro. Se consiguió recuperar la mayor parte de los elementos originales de la maquinaria de molienda, entre ellos los más importantes, como la rueda dentada y el husillo. Se construyó además un nuevo edificio para albergar la maquinaria, reproduciendo fielmente la Molina original de Manolo Hierro.

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.