El Molino de El Roque: guardián del viento y la tradición

El Molino de El Roque: guardián del viento y la tradición

El Molino de El Tostón, más conocido como el molino de El Roque se erige como testimonio de la historia y la tradición cerealista de Fuerteventura. El molino está enclavado en el pintoresco enclave del Tablero de La Molina, muy cerca del turístico pueblo de El Cotillo.

La construcción de este molino, datada a principios del siglo pasado, representa un legado arquitectónico y cultural que ha resistido el paso del tiempo. Está conformado por tres plantas y dotado de una única escalera exterior de acceso.

Durante su actividad, el Molino de El Roque fue uno de los tantos molinos mancomunados de la isla. Desempeñó un papel vital en la vida agrícola del norte de la isla. Estas estructuras no solo molían cereales, sino que también servían como puntos de encuentro y de intercambio social para los vecinos y vecinas de las zonas cercanas a El Cotillo.

¿Cómo llegar al molino de El Roque?

Para acceder a este enclave histórico, debes tomar una pista de tierra que se desvía a la izquierda justo al salir del pueblo de El Roque. Este camino, aunque modesto, conduce a los mismos pies del molino. Anexo al molino se encuentra la Granja Tara.

Construcción y estructura del molino de El Roque

El molino de El Roque, erigido artesanalmente, se compone principalmente de piedra, barro y cal, materiales que no solo le confieren su singular belleza, sino también su robustez ante los embates del viento y el clima característico de Fuerteventura. De planta circular y desarrollo troncocónico, este molino se eleva majestuosamente en tres plantas de altura.

La distribución interna del Molino de El Roque revela un diseño funcional. La planta baja, destinada originalmente a funciones de almacenamiento, da paso a la siguiente planta donde se aloja el mecanismo de molturación. Finalmente, en la tercera planta, se encuentra el corazón mismo del molino: el engranaje principal que convierte la fuerza del viento en energía útil.

El acceso entre estas plantas se facilita mediante una escalera de mampostería al aire libre para la planta baja a la siguiente, y una escalera interna de madera para ascender a la planta superior.

Mecanismo y funcionamiento

En la cima del molino de El Roque se encuentra una estructura de madera en forma cónica que alberga en su interior la rueda dentada, el husillo y las aspas. La orientación precisa de las aspas hacia los vientos predominantes se alcanza mediante un timón de madera dispuesto en el extremo opuesto del rotor, lo que permite un giro completo de la cubierta cónica.

En su interior, este molino resguarda la maquinaria la cual, aunque ha sido restaurada parcialmente, aún mantiene la esencia y el funcionamiento de su época. Construida principalmente con madera y algunas piezas de hierro, esta maquinaria forma un complejo sistema de engranajes.

El movimiento del viento impulsa sus cuatro aspas, las cuales activan una rueda dentada que a su vez mueve un husillo circular. Este husillo, conectado a una piedra moliente, tritura el grano depositado previamente en la tolva, que luego fluye hacia las muelas a través de una canaleta. La harina o gofio resultante cae al piso inferior, donde es recolectada en sacos y costales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *