Puerto Lajas

Atardecer en Puerto Lajas
Atardecer en Puerto Lajas

Contemplar clarear la mañana es una de las experiencias más vivificantes que puedes realizar en Puerto Lajas, y más, si lo haces cómodamente, desde una autocaravana. Aquí, eso es posible. Este es uno de los pocos enclaves, del municipio capitalino, donde está permitido pernoctar.

A Puerto Lajas se viene a desconectar, a practicar surf o windsurf, a ver mecerse las barcas de los pescadores, a bañarse y a disfrutar de su cala, y por qué no, a tomarse unas ricas tapas frente al mar. 

Historia de Puerto Lajas.

Atardecer en Puerto Lajas
Atardecer en Puerto Lajas

Puerto Lajas se encuentra en la costa de sotavento, a unos 3 kilómetros al norte de Puerto del Rosario. La historia de la ocupación humana en Puerto Lajas es muy antigua, a la par que interesante. Hoy haremos un repaso a este tranquilo pueblo marinero.

Puerto Lajas en época de los mahos.

Los mahos llegaron a Fuerteventura en varias etapas. Procedían,  en su mayor parte, de las costas norteafricanas. Al parecer, el punto desde el que iniciaron sus desplazamientos a Canarias estaba en las proximidades de la desembocadura del río Drâa, junto al Cabo Nun. Tomaron contacto con Fuerteventura, la isla más cercana, a través de diversos bajíos de fácil desembarco. Entre estos puntos estaban Puerto Lajas, Playa Blanca, y zonas costeras de Tuineje. 

El ser uno de los primeros enclaves donde, los mahos, tomaron tierra tuvo su reflejo. Dejaron su impronta en forma de petrograbados. Las manifestaciones prehispánicas que podemos contemplar en Puerto Lajas son canalillos y cazoletas fundamentalmente. Se ubican muy próximos a la línea de costa, afectándoles los cambios de subidas y bajadas de las mareas.

Este tipo de grabados consiste en unos pequeños oquedales, de no más de 20 cm de profundidad, tallados en las rocas. Tienen forma cóncava. A veces, cuando las cazoletas están cerca del mar se llegan a confundir con las que se moldean de manera natural, por la prolongada acción erosiva de un guijarro sobre la roca.

Puerto Lajas

Si algo caracteriza a Puerto Lajas, es el pequeño aterrazamiento de piedra viva en su litoral, origen de su toponimia. Diversos historiadores y arqueólogos, entre los que se encuentra Antonia Perera Betancor, abogan porque estas “lajas” fueron realizadas de forma intencionada por los mahos. Era una pequeña cantera, de la cual extraían largas y estrechas piedras, que utilizaban a posteriori para fabricar los dinteles de sus viviendas. Esta idea no es nada desdeñable, pues, a escasos metros, tierra a dentro, todavía quedan restos de un asentamiento aborigen. 

Puerto Lajas tras la conquista.

Tras la conquista franco-normanda y la desaparición de los asentamientos aborígenes, los colonos castellanos siguieron haciendo uso de diversas “infraestructuras” y de las tradiciones que dejaron los mahos. Entre ellas podemos destacar los oteaderos, puntos de observación de la costa. 

La atalaya que vigilaba Puerto Lajas se localizaba en la montaña de Timanaire.

Puerto Lajas ya aparece en el mapa de Torriani de 1592, nombrada como “Puerto de Lajas cala”. Pero, debido a su pequeño tamaño, al no contar con agua potable, y a la cercanía a Puerto Cabras, la relegaron a ser un puerto secundario. De hecho, no se nombra en los Acuerdos del Cabildo.

Mapa de Fuerteventura - Torriani - 1592
Mapa de Fuerteventura – Torriani – 1592

Respecto al agua “potable” de Puerto Lajas hay una curiosa referencia. Los franceses Joseph Pitard y Louis Proust, a comienzos del siglo XX, en su visita por Fuerteventura, anotaron que, los vecinos de Puerto Lajas

“han edificado alrededor de su casa unos pequeños hoyos en la tierra, cubiertos de una piedra labrada en forma de cubeta, de manera que no dejen escapar una sola gota de lluvia, en el momento que ella decide caer”

Estos depósitos o maretas, solían tener un carácter comunal.

Puerto Lajas perteneció, en sus inicios, al municipio de Tetir. Se incorporó al municipio de Puerto del Rosario el 24 de junio de 1925.

La industria de esta pequeña localidad costera era la cerealista y la de la cal, fundamentalmente. Todavía quedan restos de hornos de cal en Puerto Lajas. 

En cuanto al mundo del cereal, como testigo mudo de esa floreciente industria, queda en pie la Molina de Puerto Lajas. Esta molina era propiedad de Antonio Alonso. Se emplazó, en un principio, en el centro del pueblo, pero a los pocos años la trasladaron a su ubicación actual, un poco más hacia el sur, un lugar con mayor circulación de vientos.

Molina de Puerto Lajas
Molina de Puerto Lajas

La ermita de Puerto Lajas y sus fiestas patronales. 

Las fiestas patronales de Puerto Lajas se celebran el 12 de Octubre, en honor a la Virgen del Pino, patrona también de la diócesis de Canarias. 

La devoción por la Virgen del Pino en Puerto Lajas viene de muy antiguo.

La talla de la Virgen de Nuestra Señora del Pino, que cobija a día de hoy la ermita de Puerto Lajas tiene una curiosa historia.

Fue encargada al escultor imaginero José Armas Medina, en 1946, para la ciudad de Sidi Ifni, colonia española por aquella época. Dicha imagen debería ser una copia de la talla de Nuestra Señora del Pino que se venera en el santuario de Teror. Tallada en madera y policromada. José de Armas cobró 7500 pesetas por su trabajo.

Cuando se produjo el traspaso del territorio de Sidi Ifni a Marruecos, la Virgen del Pino fue llevada a Fuerteventura, en 1965, y entronizada en Puerto Lajas, sustituyendo otra imagen que se veneraba desde los años 40 del siglo XX.

¿Si la patrona de Puerto Lajas es la Virgen del Pino, por qué no se celebran sus fiestas en septiembre?

Pues muy sencillo, el párroco Leonila Molina, artífice de que estas fiestas se celebren el 12 de octubre, pensó que la imagen que trajeron de la excolonia pertenecía a la Virgen del Pilar, cuya festividad es el 12 de Octubre. Así que, el párroco tiró para adelante con su idea, que al terminar las fiestas de Puerto del Rosario (en torno al 11 de Octubre) comenzaran las de Puerto Lajas, fuera el día del Pino o no. La ermita fue costeada por los vecinos del pueblo, e inaugurada el 12 de Octubre de 1966.

Todavía nos quedan muchas cuestiones que contar sobre Puerto Lajas, como los hoteles y el campo de golf que se iban a construir en esta zona en los años 80 del pasado siglo, o las arenas extraídas, por no decir expoliadas, de su fondo marino que se llevaron a Marruecos para la construcción de diversas infraestructuras. 

Playa de Puerto Lajas
Playa de Puerto Lajas

Además, Puerto Lajas atesora un rico patrimonio natural tanto de fósiles marinos como de avifauna. Hasta esta parte de la costa recalan, para alimentarse, una gran variedad de aves migratorias.

Lugares para visitar en Fuerteventura

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *