• Alquiler de coche en el Aeropuerto de Fuerteventura

CORRALEJO Un pueblo con mucha historia

 

Corralejo desde el Campanario

Corralejo desde el Campanario

 

Fuerteventura cuenta con dos pueblos muy importantes en el desarrollo turístico de la isla, uno es Morro Jable al sur, y otro es Corralejo al norte, del que hoy daremos unos esbozos sobre su historia.

Corralejo como punto de asentamiento humano, es muy antiguo. Los mahos ocuparon esta parte de la isla desde el primer momento en que llegaron a Fuerteventura, allá por el siglo I de nuestra era. Solo hay que darse un paseo por las zonas que no están urbanizadas y, descubriremos un sin fin de restos arqueológicos de factura aborigen. Encontraremos a tan solo unos metros de las casas y el asfalto, concheros, malacofauna, petrogrifos, restos cerámicos, socos, y unidades habitacionales realizadas con piedras seca, que cuentan con más de 500 años de historia. 

Ya a finales del siglo XVI Abreu Galindo escribía.

Estas dos islas, y todas las demás, se regían por Señores, capitanes o reyes, (…). Estaba dividida esta isla de Fuerteventura en dos reinos, uno desde donde está la Villa (Betancuria) hasta Jandía, y la pared de ella; y el rey desta parte se llamó Ayose; y el otro desde la Villa (Betancuria) hasta Corralejo, y este se llamó Guise. Y partían estos dos señoríos una pared de piedra, que va de mar a mar, cuatro leguas…

En el entorno de la Playa del Pozo, que era un punto de aguada importante para la población, antes y después de la conquista, se encuentran los yacimientos arqueológicos aborígenes de Los Caserones, El Osario, y Altuilla Seca.

Los Caserones de los Moriscos, se extiende desde la playa de Los Pozos, hasta el inicio norte de la playa del Moro. Son  estructuras aisladas de piedra seca, de planta de tendencia circular. Algunas son utilizadas en la actualidad por los residentes y los turistas para resguardarse del viento. En estos corralitos que son de época aborigen el viento deja al descubierto gran cantidad de material arqueológico, en donde la malacofauna, fragmentos cerámicos y las piezas líticas se encuentran con un fuerte pulimiento. Se han localizado además restos metálicos, una moneda del siglo XIV así como diverso material aborigen peculiar, como son las placas fabricadas con conchas de moluscos.

Estructuras prehispánicas en Corralejo

Estructuras prehispánicas en Corralejo

La Altuilla Seca es un conjunto de estructuras circulares realizadas con piedra seca. Se encuentran entre el malpaís y el jable de Corralejo. Desde aquí se domina el litoral de Corralejo, la zona de Los Caserones y la Playa del Pozo. El asentamiento está compuesto por estructuras que se sitúan en el jable, y que tienen una funcionalidad ganadera. Este poblado ha desaparecido casi por completo por la acción de una pala mecánica que penetró en el malpaís para coger las piedras de estas estructuras.

El Osario es un yacimiento arqueológico que se sitúa también en las inmediaciones de Corralejo. Son tres conjuntos cercanos entre sí, de acumulaciones de material arqueológico, donde abundan los huesos, presumiblemente de cabras, algunos están parcialmente quemados. También hay fragmentos de cerámica de la cultura aborigen.

En Corralejo, concretamente por la Playa del Pozo, fue donde Gadifer de la Salle, proveniente de Lanzarote, pisó por primera vez la isla, en 1402. El francés arrió en tres ocasiones a estas playas, con la intención de avanzar por tierra hasta la desembocadura del Río Palmas, y comprobar si allí había algún puerto útil para que las naves desembarcasen en él los recursos para la guerra y los alimentos.

Estructuras prehispánicas en Corralejo

Estructuras prehispánicas en Corralejo

Ya desde principios del siglo XV Corralejo se convirtió en uno de los puertos más importantes de la isla.

En los acuerdos del Cabildo encontramos numerosos textos donde se pone de manifiesto la importancia de este puerto, a donde  llegaban barcos desde Lanzarote, y las Islas de Madera ( Madeira).

Acuerdos del Cabildo 

 Legajo I, f. 88, 16 Agosto 1610. Villa de Betancuria.

(…). Por cartas recibidas de Tenerife se sabe que la isla de Madera está enferma de mal contagioso sin conocerse cual sea. Acuerdan se nombren personas que guarden los puertos del Roque y Corralejos, que son los ordinarios para los navíos de Madera y no se consienta saltar gente hasta dar aviso a la Justicia.

394 Legajo 3, F. 79, 17 Marzo 1642. Villa de Betancuria.

(.…). Se tiene noticia de que en el puerto de Corralejo hay «gran exorbitancia» en el transporte de ganados mayores y menores desde esta isla a Lanzarote, sin saber de quien son ni donde los llevan, ni si van vendidos o hurtados. Para atajar malicias, ordenaron que el Regidor Juan Ruiz asista a ver los barcos que llevaren ganados, indicando de quién son, quién los vendió y las marcas que tuvieren.

A pesar de que Corralejo era un puerto fundamental para Fuerteventura, estuvo despoblado hasta casi finales del siglo XIX, debido a la ausencia de pastos y la mala calidad de sus tierras, que son arenosas y salitrosas, y que no permitían el cultivo del cereal. No es hasta 1873 cuando se establecen el primer grupo de majoreros en Corralejo, conformado por 50 vecinos. 

La población se desarrolló en torno a la industria caprina, la pesca de bajura, la recogida de Orchilla, de barrilla, y la molienda de cereal, de hecho quedan en pie el molino Molino de Domingo Estévez, la Molina de Manolo Hierro, y la Molina de Juan Morera, todas ellas restauradas recientemente y consideradas B.I.C ( Bien de Interés Cultural) desde 1994.

Corralejo

Corralejo

En los años 20 del pasado siglo los pescadores del pueblo construyeron la ermita de Ntra. Sra. del Carmen, en un solar que había donado la familia Manrique. La obra fue levantada en una pequeña loma, que permitía que los pescadores divisaran el santuario desde el mar.  La Virgen del Carmen es la patrona de Corralejo y cada 16 de Julio se realiza una procesión marítimo terrestre. La ermita se derribó en los años 80 para construir la actual iglesia del pueblo. Es a partir precisamente de esos años, con el auge del turismo,  la fama de sus playas, y las Parque Natural de la Dunas de Corralejo cuando Corralejo proyecta un mayor desarrollo, que dura hasta nuestros días.

Otra de las fechas señaladas en el calendario y que tanto residentes como turistas esperan, son los Carnavales. Es aquí donde se concentra la mayor actividad carnavalera del municipio.

Entre los eventos deportivos más destacados se encuentra la media maratón de las Dunas de Corralejo, y la travesía a nado Lobos-Corralejo. 

En cuanto al topónimo de Corralejo que ya aparece en los mapas de Torriani a finales del siglo XVI, se lo debemos tanto a los montículos y pequeños círculos que forman las plantas de balancón (Traganum moquinii) en la arena, llamados “Corralejos”, como a las estructuras circulares de piedra en forma de “corral”, construidas de época prehispánica.

Deja una respuesta

Marcar como favorito enlace permanente.