Playa de Ojos

Playa de Ojos, Playas de Jandía 

 

Playa de Ojos

Playa de Ojos

La Playa de Ojos se encuentra situada entre la Punta de la Turbina y la Punta del Corralito, en la península de Jandía, a unos 2 kilómetros del Puertito de la Cruz.

Se accede a ella desde la carretera, sin asfaltar, que va desde el Puertito de la Cruz hasta Punta Pesebre. Es una pequeña playa, de arena amarilla, que encontramos al bajar un acantilado de unos 10 m por una escalera de madera.

No es cómoda ni segura para el baño, es frecuente un fuerte oleaje y la zona es rocosa. No dispone de ningún tipo de servicios, por lo que resulta muy atractiva para disfrutar de un día de relax en la playa si lo que buscamos es tranquilidad.

En la carretera, a la altura de la Playa de Ojos, encontramos algo curioso, una pista de aterrizaje de aviones diseñada por Gustav Winter.

Winter comenzó hacia 1940 la construcción de  un aeródromo muy cerca de la Punta del Faro de Jandía, coincidiendo en el tiempo con la construcción de un aeródromo militar en Tefía, por parte del Gobierno español.

En Jandía llegaron a hacerse dos pistas, la primera de ellas paralela a la carretera que une Morro Jable con el Puertito de la Cruz, fue desechada por tener una orientación errónea. La segunda se realizó apisonando una pista de tierra de 800 metros de largo y 75 de ancho, entre las dos puntas del extremo occidental de Jandía, con una orientación Norte-Sur más acertada.

Esta segunda pista la diseñó el mismo Gustav Winter y la describió como:

 Mide 800 metros de larga y está señalada por piedras blancas y flanqueada por fajas laterales de piedra también blanqueadas, indicando una flecha pintada en la pista la dirección de su eje. El viento reinante proviene de la dirección nor-noroeste por entrar los alisios por la Degollada de Aguas Cabras. De piso arcilloso con yeso, duro y totalmente limpio de arena o piedras constituye un perfecto plano con una débil elevación que no alcanza el 1 de desnivel en contra del viento.

Según el hijo de Gustav Winter, la pista la comenzó la empresa Protucasa, “que proyectaba la instalación de un aeroclub”, algo poco creíble en este lugar en la época, el propio Winter justifica la existencia de la pista  por la posibilidad de solucionar evacuaciones debidas a urgencias médicas. Las explicaciones no satisficieron al mando aéreo militar y el uso de la pista fue prohibido tras una investigación por parte del Jefe de la Zona Aérea de Canarias en 1950.

Según otras fuentes la construcción de la pista se realizó con el objeto de que aterrizasen aviones alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

 

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.