Majada de La Lengua

La Majada de la Lengua

 Majada de la Lengua

Majada de la Lengua

 

La Majada de la Lengua se encuentra en el extremo meridional del espacio Monumento Natural de Malpaís de La Arena (surgido durante  las últimas erupciones de Fuerteventura hace unos 10000 años),  que comprende una superficie de 870,8 hectáreas en el término municipal de la Oliva.

En el Malpaís de la Arena, se  situan valiosas muestras del patrimonio histórico majorero que se remontan a la cultura aborigen. Existen yacimientos que presentan cierta complejidad de estructuras arquitectónicas como las de Tisajoyre y Tejate.

En lo que respecta a fauna, encontramos aves como tarabillas, bisbitas caminero y alcaudones. En Majada de la Lengua, se encuentran unas instalaciones en donde se hacen trabajos de recuperación de la hubara

Entre la vegetación de la zona destacan las tabaibas, aulagas y verodes. También encontramos líquenes de especies del género Roccella y Ramalina, destaca la presencia de buenas poblaciones de la rara especie Caralluma buchardii (cuernúa), o  La esparaguera majorera que están protegida por estar incluida en la normativa autonómica. La Roccella canariensis u orchilla es  un liquen productor  de tinte gracias a su contenido en orceína, una sustancia de color rojo.

La orchilla ha sido explotada en Fuerteventura desde los más lejanos tiempos históricos para la obtención del color púrpura. Una de las razones principales que llevaron al normando Jean de Bethencourt a la ocupación de la isla, al comienzo del siglo XV, fue la presencia de la orchilla.

También existen indicios de que los fenicios venían a nuestro archipiélago en busca de este liquen, concretamente, a Lanzarote y Fuerteventura, y  de que después de ellos lo hicieron los cartagineses y los romanos.

Orchilla

Orchilla

Viera y Clavijo nos ha trasmitido en su Diccionario de historia natural ya citado las siguientes instrucciones mediante las cuales se obtenía el colorante en su tiempo:

“Redúcese esta preciosa yerba a pasta moliéndola, cirniéndola y colocándola en un vasijo de vidrio, donde se humedece con orina ya corrompida a la que se le añade una poca de cal apagada. Revuélvese cada dos horas y se tiene cuidado de cubrir siempre la vasija con alguna tapa. Esta operación de humedecerla, ponerle cal y revolverla se practica durante tres días consecutivos, al cabo de los cuales ya empieza a tomar la pasta algún colorcito purpúreo, hasta que a los ocho se pone de un rojo violado, que se va avivando por grados y sirve para tintes.

Para usar de esta pasta se procura disolverla en agua tibia y se le va aumentando el calor. Luego que hierve se mete la estofa en el baño, sin ninguna preparación, o si se quiere, preparada con alumbre y cristal de tártaro. El color natural que comunica la orchilla es de flor de lino, tirando a violada; pero si se tiñe antes la misma estofa de un azul más o menos claro sacará un color como de flor de romero, de pensamiento o de amaranto. Preparada la estofa con zumo de limón, recibe de la orchilla un hermoso color azul. Igualmente tiene la pasta de nuestra orchilla, desleída en agua fría, la propiedad de que, tiñendo con ella el mármol blanco, le comunica unas bellas vetas de un azul más o menos claro, según las más o menos veces que se le aplica”.

Los orchilleros guardaban la orchilla en unas sacas donde cabían, aproximadamente, 460 gramos de esta hierba, es decir, una libra, la antigua medida Canaria de peso. Los majoreros han gozado de fama de ser excelentes orchilleros. Hay noticias de majoreros recolectando orchilla en Tenerife, incluso cuando estaba prohibido. Gente de Chamorga, en Anaga (Tenerife) recuerda a un importante grupo de orchilleros de Fuerteventura que arrasó las comunidades de orchilla de la zona a principios de este siglo. La recolección de la orchilla utilizando cuchillo se prohibió, porque los cuchillos dejan la roca limpia al rasparla y la orchilla no vuelve a crecer. Para su recolección es recomendable usar una especie de peine con púas de madera, cuyo empleo aún perdura en Fuerteventura.

Esta medida fue muy acertada, la orchilla forma una costra sobre la roca, a partir de la cual surgen las ramas, con el cuchillo la piedra queda limpia y la costra desaparece, mientras que con el peine solo se arrancan las ramificaciones que posteriormente se regeneran.

 Monumento Natural de Malpaís de La Arena fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como Paraje Natural de Interés Nacional de Malpaís Grande y reclasificado por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias como monumento natural.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Pingback: Fuerteventura - El Guirre - GUÍA DE FUERTEVENTURA

  2. Pingback: MONUMENTO MALPAÍS DE LA ARENA