Ermita de Triquivijate, San Isidro Labrador

Ermita de San Isidro Labrador en Triquivijate.

Ermita de San Isidro Labrador en Triquivijate

Ermita de San Isidro Labrador en Triquivijate

En pleno valle del municipio de Antigua encontramos el pueblo de Triquivijate, una pequeña aldea de orígenes agrícolas y ganaderos que se remonta a los finales del siglo XVI.

Cabe destacar en este pago su pequeña ermita de planta rectangular, con tejado a tres aguas y teja al exterior, cuya  licencia de construcción fue otorgada el 6 de marzo de 1713 por mediación de Andrés Francisco Gopar ( que llegó a desempeñar el cargo de mayordomo de la ermita de San Isidro) y otros vecinos del lugar. El templo, al igual que tantos que se construyeron en Fuerteventura, fue sufragado por el pueblo. La ermita de San Isidro Labrador de Triquivijate ya estaba terminada en 1714, y se inauguró en marzo de 1715, por Esteban González de Socueva, Comisario de los Santos Tribunales de la Inquisición y Cruzada y Vicario de la Isla.

Los gastos del templo se costearon con las aportaciones que otorgaban los vecinos del pago de Triquivijate y de San Isidro,  fundamentalmente trigo, cebada y otros frutos. Aunque fue su extensa cabaña camellar lo que más destacó en las propiedades de esta ermita, que llegó a contar con más de una treintena de camellos a finales del siglo XVIII.
Los majoreros recurrieron a San Isidro en aquellas ocasiones en las que la sequía azotaba los campos y así quedó reflejado en los antiguos legajos:

Legajo 6, f. 238, 20 Febrero 1720. Villa de Betancuria.
A. Mayor interino, Ginés Cabrera. Regidor, Diego Cabrera, Baltasar Mateo, Juan V. Peña, Andrés Suárez, Patricio de Betancour, Enrique de Morales, Manuel Cabrera y Juan Mateo Cayetano. Escribano, Morales.

Como por nuestras culpas, que tendrán irritada a Su Divina Majestad, no ha llovido hace dos meses, sino sólo algunas aguas con las que se hicieron sementeras, debiéndose aplacar a Dios por oraciones, frecuencia de sacramentos y rogativas por medio de los Santos, pues de seguir así se experimentará ruina, acordaron se participe a los Beneficiados bajen la imagen de Jesucristo que está en la capilla Mayor para hacerle novenario, acompañándole de S. Diego, S. Juan Bautista, S. Andrés,S. Agustín y S. Isidro, haciendo el costo de cera los vecinos de sus lugares, trayéndose los Santos de fuera el día 24.

Según la descripción del Ayuntamiento de Antigua, esta ermita:

Cuenta con dos puertas de acceso, una lateral, abierta al sur y la portada principal, a los pies del templo. El vano de ambas puertas está realizado en cantería clara vista, rematada en arco de medio punto. Al lado derecho de la fachada, en la parte superior de la misma, se coloca la pequeña espadaña, realizada en cantería clara. Al muro del evangelio se le adosa la sacristía a la altura mayor, lugar donde se comunica con la nave. El recinto se encuentra rodeado por un muro exterior almenado o barbacana.

Interior: La cubierta es de madera a tres aguas, con almizate decorado con motivos geométricos (lacería) y reforzado con simples tirantes.

Púlpito: De doce casetones, policromado y decorado en punta diamante y motivos florales.

Retablo: Se construyó en 1756, se sitúa en el altar mayor y  se encuentra separado del resto de la nave por medio de dos escalones. Está realizado en madera y en él destaca la característica horizontalidad de los retablos apaisados majoreros. En la parte inferior del retablo se leen dos cartelas con la fecha y realización y el nombre del mayordomo que lo impulsó. Se divide en tres calles separadas por medio de estípites pareados. En la calle central se abre una hornacina donde se acoge la imagen del titular; en las calles laterales se ubican sendas representaciones pictóricas al óleo sobre las tablas del retablo. El ático destaca por su gran desarrollo, en el centro del mismo se abre una hornacina flanqueada por estípites y rodeada por decoración floral.

Imágenes: San Isidro Labrador, escultura de bulto redondo, en madera tallada y policromada del S.XVIII.

Ángel con yunta de Bueyes, está presente en la ermita desde 1740 y hoy se contempla a los pies del Patrón San Isidro.

Santa Mª de la Cabeza, imagen de la Santa, esposa de San Isidro, de bulto redondo y factura reciente.

Pinturas: San José con el Niño de mano, óleo sobre tabla, que se encuentra en la calle derecha del retablo.

San Juan Bautista, en la calle izquierda del retablo. Se representa a San Juan con túnica corta de piel de camello y capa roja, a los pies aparece el cordero divino.

Vida de San Isidro, cuadro de gran formato que se ubica en el muro del evangelio, representando un episodio de la vida del Santo.

El pueblo de Triquivijate celebra sus fiestas patronales en el mes de mayo y en el mes de agosto en honor a San Isidro Labrador y a Santa María de la Cabeza.
La fiesta de San Isidro fue declarada, por Breve de 21 de enero de 1727, por el papa Benedicto XIII como fiesta de precepto perpetuam y así consta en el libro de Mandatos de Antigua, donde lo manda anotar el obispo Bemui, por comunicación de 7 de agosto de tal año (ídem: Caja 54. Libro de Mandatos, sin foliar)

Protecciones:
Declarado BIC  (Bien de Interés Cultural) con categoría de Monumento la Ermita de San Isidro en Triquivijate, Fuerteventura en el Decreto 132/1991, 21 junio 

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.