• Alquiler de coche en el Aeropuerto de Fuerteventura

Saladar Isla de Lobos

Saladares de la Isla de Lobos

Saladar de las Lagunillas - Isla de Lobos

Saladar de las Lagunillas – Isla de Lobos

Saladar de lobos

Un saladar es una zona húmeda, cercana a la costa, que se ve afectada por el flujo de la marea. El agua del mar queda retenida o es acumulada por infiltración, formando pequeñas lagunas paralelas al litoral. Están humedecidos durante la mayor parte del año por una capa freática salina o directamente por el agua del mar.

Tienen textura limosa, y un lugar poco pedregoso, que presentan una salinidad muy elevada y es frecuente la acumulación de yeso.

Su potencialidad agrícola es nulo, pero son suelos singulares por limitada distribución y por ser el sustrato en el que se desarrollan las comunidades vegetales de los saladares.

Estos encharcamientos temporales permiten el asentamiento de especies vegetales halófilas, relativamente poco representadas en Canarias, que presentan como principal característica la de estar adaptadas a condiciones de alta salinidad.

La Isla de Lobos cuenta con dos saldares especialmente importantes, por contener en ellas un variado ecosistema, estos son el saladar de Las Lagunillas, y el saladar que se encuentra cerca del Faro de Martiño.

En estos saladares se encuentran entre otras especies: El balancón, Siempreviva zig-zag, La Siempreviva de Lobos, la uva de marSiempreviva espinocha, el sapillo, el salado de marisma, el mato moro, Brusquilla y algunas especies del género Salsola, como la rama (salsola vermiculata).

Este entorno crea unas condiciones adecuadas que atraen a comunidades de aves marinas y limícolas, muchas de ellas migratorias, como la garceta común y el vuelvepiedras. Otras, nidifican al abrigo de estos matorrales, como el chorlitejo patinegro y el bisbita caminero, Cigüeñuela común.

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.