Siempreviva de Saladar

La Siempreviva de Lobos (Limonium ovalifolium spp. canariense)

Siempreviva de Lobos (Limonium ovalifolium spp canariense)

En el corazón de los saladares de las Islas Canarias, un tesoro botánico florece con gracia y resistencia: la Siempreviva de Saladar (Limonium ovalifolium spp. canariense). Esta hermosa planta endémica de la región canaria es una maravilla de la naturaleza, perfectamente adaptada a las condiciones extremas de salinidad y humedad de su entorno único. Su belleza discreta y su papel en el equilibrio ecológico hacen de esta especie un componente esencial de los ecosistemas de los saladares.

La Siempreviva de saladar es una planta halófita, que crece sobre sustrato arcilloso en arenales y lagunas formando densos céspedes en la zona más encharcada de las Lagunitas de Lobos. La Siempreviva de Saladar es una especie perteneciente al género Limonium, conocido comúnmente como siempreviva, espigón o siempreviva de mar. Dentro de este género, la especie Limonium ovalifolium spp. canariense es endémica de las Islas Canarias y se encuentra principalmente en los saladares costeros de estas islas.

Esta especie endémica de Limonium se ha adaptado a la perfección a las condiciones únicas de los saladares canarios. Estos ecosistemas, caracterizados por su alta salinidad y humedad, son el hogar ideal para de la Siempreviva de Saladar también de la Siempreviva espinocha (Limonium tuberculatum), el Limonium papillatum o la siempreviva de Lobos (Limonium ovalifolium spp. canariense). Esta última planta es una subespecie endémica de Fuerteventura y Lanzarote, y hoy en día solo se puede encontrar en el Islote de Lobos.

Las zonas húmedas y encharcadas de los saladares ofrecen a esta planta un ambiente propicio para desarrollar sus raíces y obtener los nutrientes necesarios para su supervivencia.

La Siempreviva de Saladar también desempeña un papel vital en el mantenimiento del equilibrio ecológico en estas áreas. Al absorber nutrientes del agua salada y liberarlos en el suelo, contribuye a reducir la salinidad del entorno, lo que beneficia a otras especies vegetales y animales que comparten su hogar en los saladares.

El poeta, dramaturgo Jose Rial, que fue farero del islote en 1913 con 25 años de edad, en su libro Maloficio, escribe sobre los céspedes que forman estas plantas en la zona de Las Lagunitas de Lobos.

“Otro elemento decorativo es la hierba, que bordea los caminos y pone sobre el suelo su alfombra verde; que transforma la llanada de las Lagunitas en un jardín encantado, en el que, al retirarse las aguas, dejan ver los parterres de esas raras plantas de anchas hojas que trazan entre las otras complicados laberintos.”

Esta planta perenne se caracteriza por su apariencia robusta y resistente. Su altura suele oscilar entre los 30 y 70 centímetros, y sus hojas son de forma ovalada, de ahí su nombre específico “ovalifolium”.

En el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España se describe como:

Una planta herbácea de hojas glabras, espatuladas u ovaladas, formando rosetas basales, laxas y abiertas.  Las inflorescencias, que son ramificadas, solamente se encuentran  en la mitad superior. Las espigas, cuentan con 3-5 flores, son muy densas con 10 o más espiguillas por cada centímetro. Las flores son blancas, pequeñas, de cáliz pequeño, cónico pero con vistoso limbo azul.  Florecen de Abril a Septiembre, y su fructificación tiene lugar entre los meses de mayo a octubre.

Se estima que la población total es algo más de los 100.000 individuos, aunque su población pueda considerarse elevada, solo se encuentra distribuida en unos 18.000 metros cuadrados de la costa oriental de la isla de Lobos (ROMAGUERA, 2009).

El Parque Natural del Islote de Lobos al estar separado de Fuerteventura y Lanzarote, y no existir una presión urbana directa, ha permitido que ciertas especies hayan conseguido su supervivencia, este es el caso de la Siempreviva de Saladar.  Al ser una especie exclusiva de un hábitat tan pequeño, cualquier alteración del medio, una catástrofe natural o un vertido incontrolado de crudo, podría exterminar la población, por lo que se ha estimado que taxones de esta planta sean cultivadas en el Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo donde asimismo se conservan semillas en su Banco de Germoplasma y se estudia su biología reproductiva y diversidad genética encaminado a su conservación.

La Siempreviva de saladar (Limonium ovalifolium spp. canariense) se incluye en el Catálogo Canario de Especies Protegidas, en la categoría de “especie de interés para los ecosistemas canarios”.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *