La Gamonilla (Asphodelus tenuifolius) en Fuerteventura

La gamonilla un belleza silvestre en la Isla Desértica

Fuerteventura es una isla de contrastes. Conocida por su paisaje árido, sus dunas doradas y su flora única. Esta isla ofrece mucho más de lo que se ve a simple vista. Su entorno desértico, influenciado por los vientos alisios y la corriente fría de Canarias, ha dado lugar a una biodiversidad única y adaptada a condiciones extremas. 

En medio de este entorno aparentemente desértico, una planta asombrosa emerge como un tesoro de la naturaleza, desafiando la adversidad del suelo volcánico y el clima extremadamente árido. Esta planta es la Gamonilla, científicamente conocida como Asphodelus tenuifolius, que emerge en Fuerteventura como un verdadero tesoro de la naturaleza. Esta planta desafía la adversidad del suelo volcánico y el clima árido para prosperar y contribuir a la biodiversidad de la isla.

Sus características únicas hacen que esta planta sea digna de estudio y admiración, y su papel en el ecosistema de la isla no debe subestimarse.

¿Cómo es la gamonilla?

La Gamonilla, también conocida localmente como Gamón, Gamona o Gamoncillo, pertenece a la familia Asphodelaceae. Se caracteriza por sus hojas estrechas y largas, que crecen en forma de roseta basal, y sus flores blancas con seis pétalos. Estas flores forman racimos en el extremo de tallos erectos, creando un contraste sorprendente con el árido entorno de Fuerteventura.

Una de las adaptaciones más notables de la Gamonilla es su capacidad para almacenar agua en sus hojas carnosas. Esto le permite sobrevivir en suelos secos y soportar las duras condiciones de Fuerteventura. Además, su sistema de raíces fibrosas le permite anclarse en el suelo y extraer la humedad necesaria para su supervivencia.

De manera pormenorizada te podemos contar que: 

La Gamonilla es una planta que mide, por lo general, entre 60 y 90 centímetros de altura, aunque en condiciones óptimas puede crecer aún más alta. 

Sus hojas son notoriamente estrechas, alargadas y ligeramente carnosas, con un color verde intenso que contrasta con la aridez circundante. Estas hojas están dispuestas en forma de roseta basal, lo que significa que crecen en una disposición circular en la base de la planta. Son lisas en los márgenes y agudas en su punta, y cuentan con un surco longitudinal en su parte superior y un realce en el envés. 

La Gamonilla ha desarrollado una cubierta cerosa en sus hojas, que reduce la pérdida de agua por evaporación, permitiéndole conservar la humedad y resistir la sequía característica de Fuerteventura.

Las flores de la Gamonilla son verdaderamente hermosas y vistosas. Se caracterizan por ser blancas, con un tono amarillo en el centro y una raya de color marrón que agrega un toque de contraste. Estas flores crecen en racimos a lo largo de un tallo florífero que emerge del centro de la roseta foliar. Este tallo es liso y macizo, y las flores están separadas del tallo por un corto pedúnculo. Tras la floración, la Gamonilla produce frutos capsulares ovalados de color verde-rojizo que contienen varias semillas pequeñas.

La Gamonilla (Asphodelus tenuifolius) es endémica de las Islas Canarias, lo que significa que solo se encuentra de forma natural en este archipiélago. En Fuerteventura, se puede encontrar en una variedad de hábitats, desde laderas rocosas hasta llanuras desérticas y dunas costeras. Su versatilidad la convierte en una de las especies más adaptables de la isla, capaz de prosperar en diferentes condiciones y desempeñar un papel importante en el ecosistema local

Importancia Ecológica de la gamonilla

Aunque la Asphodelus tenuifolius no es una planta dominante en el ecosistema de Fuerteventura, desempeña un papel importante en el equilibrio ecológico de la isla. 

Polinización: Las flores de la Gamonilla son un imán para los polinizadores, incluidas abejas y mariposas. Estos insectos acuden en masa a las flores, ayudando en la polinización de otras plantas en la isla y contribuyendo así a la diversidad vegetal local.

Prevención de la Erosión: El sistema de raíces de la Gamonilla ayuda a prevenir la erosión del suelo en las áreas donde crece. En un entorno tan vulnerable como el de Fuerteventura, esta función es esencial para mantener la estabilidad del suelo y la conservación del paisaje.

Las raíces ayudan, además, a mejorar la estructura del suelo volcánico, permitiendo que otras plantas prosperen en las cercanías al crear un sustrato más permeable y rico en nutrientes.

Alimentación de la fauna: Los frutos y semillas de la Gamonilla son una fuente de alimento para diversas especies de aves y roedores, lo que hace que esta planta sea parte de la cadena alimentaria local.

Valor estético y turístico: La belleza de las flores blancas de la Gamonilla y su habilidad para florecer en un entorno tan hostil añaden un valor estético indiscutible a Fuerteventura. Esto atrae a turistas interesados en la naturaleza y promueve el ecoturismo en la isla.

Usos tradicionales y culturales de la gamonilla

La Asphodelus tenuifolius también tiene una larga historia de uso en la cultura canaria. En el pasado, las fibras de sus hojas se utilizaban para tejer cuerdas y cestas. Además, sus raíces se han empleado en la medicina tradicional para tratar diversas dolencias, aunque es importante señalar que su uso en la actualidad es limitado debido a la disponibilidad de opciones médicas modernas.

El principal uso de esta planta, antiguamente, y por el cual recibe los nombres de Gamón, Gamona, Gamonilla, etc., es la producción de una goma empleada en la industria del cuero. 

La gamonilla se ha utilizado, desde antaño, como “pastil”. Las hojas del gamón se extendían sobre el suelo y con un ligero prensado se intentaba que ésta quedara uniformemente colocada a modo de cama. Sobre este lecho improvisado se colocaba la fruta en épocas de recolección, evitando así que se ensuciara de tierra.

Con los tallos florales de la gamonilla se hacía antes una especie de pajita con la que sorber el agua en los diversos nacientes naturales que hay en la isla.

Los tallos de la planta se utilizan para extraer un pigmento amarillo utilizado en la tintura de alfombras.

Usos en la medicina popular canaria. El cocimiento de su rizoma se emplea como tónico capilar, y en forma de emplastos, para curar quistes y heridas externas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *