Palmeral de Madre del agua

Palmeral de Madre del Agua

Palmeral de Madre del Agua

Palmeral de Madre del Agua

Madre del Agua es un pequeño palmeral llamado porque allí se encontraba un manantial del que brotaba el agua desde el suelo y que era el más caudaloso de la isla. Este palmeral está situado en el margen derecho del barranco de Ajuy, muy próximo a su desembocadura y suele tener agua de forma permanente.

Es una de las áreas de interés florístico y ornitológico más importantes del Parque Rural de Betancuria. Aquí se encuentran palmeras de dátiles dulces, palmeras canariastarajales, apio silvestre y cañizos.

Para acceder a Madre del Agua tendremos  que coger la carretera  FV-621 que va desde Pájara hasta Ajuy, y  girar a la derecha una vez que pasemos una casucha abandonada, que conserva maquinaria agrícola oxidada y fuera de uso detrás de los almacenes. En las gavias de Madre del agua se cultivó alfalfa, trigo, millo y  palmeras datileras,  las cuales aprovechaban el agua subterránea que desde Madre del Agua brotaba. Este agua se encauzaba desde un pozo construido en los años 50 del siglo XX. El pozo está hoy en día abandonado y solo quedan los muros y unos pequeños aljibes.

Este barranco tiene, en todo su recorrido, un gran interés histórico  ya que por él entraron los conquistadores normandos, el primero Gadifer. Lindante con este barranco estuvo la llamada «huerta de Aníbal» (hijo bastardo de Gadifer). En el siglo XV  en el libro Le Canarien se menciona esta zona

Y cuando Gadifer llegó al “puerto de los Jardines”,  empezó a fortificarse e hizo una torre a dos leguas de allí, en una hermosa región abierta, cerca de un bosque  de un río de agua corriente, que se llama la torre de Valta[rajal]’/>

Según varios historiadores, Puerto Jardines es Caleta Negra en Ajuy, una cala semicircular en forma de herradura que tiene cuevas, algunas naturales y otras mejoradas, que se aprovecharon para almacenes y que sirvió de precario embarcadero durante muchos años.

En Septiembre de 1626, en los Acuerdos del Cabildo, ya se nombra a Madre del Agua con el nombre que se conoce actualmente.

“Mandaron que nadie corte tarajal ni acebliche si no fuere con licencia de este Cabildo, y que las licencias dadas hasta hoy las revocan, y que en la “Madre del Agua” no se corte madera con licencia o sin ella, todo ello pena de 2 ducados.”

Pero la ocupación de esta zona es muy anterior a los conquistadores normandos, en la parte superior de Madre del Agua se asentaron los aborígenes durante bastantes generaciones. Este asentamiento se conoce como yacimiento arqueológico Llano del Sombrero, ocupa un área de dos kilómetros de longitud por uno de ancho y está formado por más de treinta estructuras, en su mayoría de planta circular, con diámetros que oscilan entre 10 y 40 m. Estas estructuras  se encuentran en buen estado de conservación, superando en muchos casos el metro de altura. En la actualidad los ganaderos siguen utilizando algunas de estas gambuesas.

En superficie aun se encuentran abundantes restos materiales tanto de cerámica aborigen como de malacofauna (lapaspúrpuras o cañaillasburgados…), material lítico, ictiofauna (restos de pescado), restos óseos animales… Estos restos permiten conocer cuál era la dieta de los habitantes de estas viviendas, qué objetos utilizaban para obtenerla, y para su transporte y almacen.

Curiosidades:

  • Una  de las imágenes más conocidas del escritor Miguel de Unamuno subido a camello  y rodeado de palmeras se realizó en el palmeral de Madre del Agua.
  • La Romería del pueblo de Ajuy, que se celebra en San Juan, comienza desde Madre del Agua con llegada a  la plaza del Pueblo.

.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.