¿POR QUÉ SE LLAMA FUERTEVENTURA? Descubre los orígenes del topónimo de la isla.

¿POR QUÉ SE LLAMA FUERTEVENTURA?

 

PLAYA RISCO DEL PASO

PLAYA RISCO DEL PASO

No es raro escuchar decir a los nuevos visitantes que llegan a Fuerteventura: 

Choss mi niño, pues sí que le pusieron bien el nombre a esta isla, chiquita ventolera hace por aquí. 

Sin embargo, y aunque parezca que el dios Eolo, se haya establecido a perpetuidad en nuestra isla, el origen del topónimo canario es bien distinto. Veamos cuál.

¿Por qué se llama Fuerteventura, a esta isla?

Las primeras referencias documentales en las que se describe el paisaje de Canarias, aparecen en el siglo I de nuestra era. Fue Plinio el Viejo, el encargado de compilar una serie de relatos dejados tanto por el romano Estacio Seboso, como por las expediciones del rey mauritano, Juba II, a las costas canarias.

Tanto el nombre de Planasia, que Plinio adjudicó a Fuerteventura, como los que dio a las demás Islas Afortunadas, provenían de los marinos y pescadores que recalaban en Cádiz, y que desde la época de los fenicios se acercaban a Canarias para capturar grandes túnidos. 

Desde la caída del imperio romano, en el siglo IV, hasta finales del siglo XIII, pocas noticias hay sobre las expediciones que llegaron a las islas. 

En el siglo XIII reapareció el interés por las Afortunadas, siendo los genoveses los primeros en abrir las nuevas rutas hacia el archipiélago. 

En 1291, fueron los hermanos Ugolino y Vadino Vivaldi, los que recalaron en las costas conejeras, y quienes aportaron el nombre del islote de Alegranza, por una de las carabelas de su expedición. En 1302 llegó, el italiano Lanzarotto Malocello, del que deriva el nombre de la isla de Lanzarote. Posteriormente, en 1341, arribó a las islas la expedición del genovés Nicolosso da Recco. Y finalmente, la expedición de Jean de Bethencourt y Gadifer de la Salle en 1402, normandos al servicio del rey de Castilla Enrique III. A partir de ese momento una infinidad de barcos han tocado nuestras costas.

Islote de Lobos

Islote de Lobos

En la primera mitad del siglo XIV, se cartografiaron las islas de Fuerteventura, Lanzarote, y el islote de Lobos. Los primeros mapas donde aparecen las islas occidentales datan de 1339, y fueron realizados por el mallorquín Angelino Dulcert. Los datos de estos mapas serían aportados por los viajes realizados por Lanzarotto Malocello, quien vivió en Lanzarote unos 20 años. Ya entonces se “bautizó” la isla de Fuerteventura como “Forte Ventura”, denominación que irá variando, a lo largo de los siglos, hasta llegar al nombre actual. 

UNO DE LOS PRIMEROS MAPAS DE FUERTEVENTURA

UNO DE LOS PRIMEROS MAPAS DE FUERTEVENTURA

El nombre “Forte Ventura” fue puesto por los navegantes de  la época, con el sentido de “Gran Afortunada”.

Fuerteventura es conocida también como Erbania y Maxorata. 

En las crónicas franco-normandas de la conquista, en el “Le Canarien”, aparece Fuerteventura con el nombre de Erbania, y sus diversas variaciones.

Gadifer de la Salle siempre hace relación a la isla como Erbanne o Erbane, mientras que Jean de Béthencourt lo hace con una variedad más amplia como son: Albanne, Albanye, Arbanne, Erbanye, Erbennye.

Nos cuenta Maximiliano Trapero, uno de los mayores conocedores de la toponimia canaria, que estas variaciones pueden estar motivadas porque a los cronistas les recordaba, el nombre aborigen, al del país Albania, y hacían esa realización en la escritura.

Playa de La Pared

Playa de la Pared

El nombre de Erbania, está relacionado con la voz bereber Ar-bani que podemos traducir como “el lugar de la muralla”, refiriéndose a la pared de piedra viva levantada por los aborígenes, en el istmo que dividía la isla en dos partes: al norte Maxorata y al sur Jandía. Esta pared estaba en pie en el momento en que los franceses llegaron a Fuerteventura, y a ella hacen referencia expresa los cronistas: 

Gadifer de la Salle escribió en 1402:

Y lo cierto es que hay en aquella isla de Erbania dos reyes, que pelearon largo tiempo entre ambos, en cuya guerra hubo por varias veces muchos muertos, tanto que están muy debilitados. Y, como se dijo antes, en otro capítulo, se ve bien que tuvieron guerra entre sí, porque tienen los más fuertes castillos, fabricados según su manera, de cuantos se pueden hallar en alguna parte, y también tienen hacia el centro del país un muro de piedra muy grande, que en aquel punto se extiende por todo lo ancho del país, de un mar al otro.

Vycichl a mediados del siglo XX defendió que el significado de Erbania era “rica en cabras”. Esto lo interpreta a partir del vocablo bereber “arban” que significa “macho cabrío”.

Volcanes de Bayuyo

Volcanes de Bayuyo

A pesar de que el lugar se denominaba Erbania, los aborígenes se llamaban mahoreros. 

Cuenta Frutuoso, en 1584, que:

Los isleños de estas dos islas (Fuerteventura y Lanzarote) se llaman mahoreros, que en nuestra lengua quiere decir criadores de ganado.

Estudios actuales realizados por expertos lingüistas como son José C. Cabrera Perez, I. Reyes García, José Barrios García, y R. Muñoz Jiménez, apuntan que el vocablo “majo”, sería la derivación bereber de la palabra “Amazig”=“Hijos de Magec”, que es lo mismo que decir “Hijos del Sol”.

Lugares que visitar en Fuerteventura

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *