Yacimiento arqueológico Poblado de La Atalayita

Yacimiento arqueológico Poblado de La Atalayita

 

 Poblado de La Atalayita

Poblado de La Atalayita

 

En el municipio de Antigua encontramos, en pleno malpaís del Valle de Pozo Negro, el yacimiento arqueológico Poblado de La Atalayita, procedente de las erupciones de la Caldera de La Laguna y la Caldera de Liria. Se denomina a esta zona “La Atalayita” porque en ella encontramos un promontorio que sirvió de puesto de vigilancia.

A un par de kilómetros hacia la costa desde el Poblado de La Atalayita se encuentra la ensenada de Pozo Negro, cuyo puerto natural fue uno de los más importantes de la isla desde el siglo XV, sirviendo como punto de entrada y salida de mercancías. Próximos a esta zona se encontraban el famoso castillo de Richerocque, edificado por Juan de Béthencourt, y  la fuente de Rocha Roche, hoy conocida por La Rocha. Esta fuente se sitúa en una vaguada muy pendiente de la ladera norte del Morro del Saladillo y en dirección oeste del poblado de la Atalayita.

Toda esta zona estuvo dedicada principalmente, desde épocas anteriores a la conquista, al pastoreo libre de animales.
Aquí hubo varios asentamientos aborígenes, algunos de ellos permanentes durante generaciones, y otros utilizados como refugio de los ataques de los conquistadores.

La vida de los Mahos transcurría fundamentalmente al aire libre, hacían pequeños habitáculos circulares y ovoides, de reducido tamaño que realizaban en piedra, de estas construcciones una parte se destinaba a vivienda y otra estaba reservada para el ganado. El hecho de que fuese un asentamiento tan inhóspito indica que se utilizó como refugio nocturno, como resguardo ante las inclemencias ambientales, y como escondrijo ante los ataques.

En “Le Canarien” se cuentan varios encuentros con los aborígenes en la zona de los malpaíses.

Cruzando el llano central de la Isla llegaron a alguno de los grandes campos de lava que lo bordean por levante:
citemos conjeturalmente el Malpaís Chico y la comarca inmediata de la Goma, en la cual existen, muchos restos de habitación indígena; en este terreno se desarrollaría el choque y luego la retirada de los naturales, que con la noche alcanzaron algunos de los cuchillos o sierras donde les era más fácil despistar a sus enemigos.

Y cuando aquellos tres compañeros se apartaron un poco, dieron con sus enemigos; y Pedro el canario persiguió a tres de ellos y les cogió una mujer y sorprendió a otras dos en una cueva, una de las cuales tenía un niño al pecho, al que estranguló de miedo que gritase. Pero Gadifer y los demás no sabían nada de todo eso, aunque sospechasen que en un mal país que veían, a cierta distancia en el llano, debía haber gentes. Entonces ordenó a algunos de los pocos hombres que tenía que batiesen toda aquel malpaís; y se pusieron en orden a gran distancia uno de otro, porque sólo habían quedado atrás once personas.
Ocurrió que los castellanos que se habían quedado con ellos dieron con una compañía de gentes, que eran de 45 a 50 personas, los cuales atacaron a los castellanos y los pararon hasta que se alejaron de allí sus mujeres y sus niños…

…Acaba el relato diciendo que en toda la noche no pudieron alcanzar su albergue, refiriéndose a la barcaza fondeada en caleta de Fustes, o puerto de Pozo Negro.

El Poblado de La Atalayita ocupa una extensión de 45.045 m2 y lo forman 115 estructuras  con diferente tipología, entre ellas se encuentran:

 Poblado de La Atalayita

Poblado de La Atalayita

 Estructuras abovedadas, con unas dimensiones reducidas entre 1,5 y 2m diámetro, altura no superior a 1,5 m y planta circular o elíptica. La entrada es muy estrecha y baja.

 Estructuras mixtas, que aparecen adosadas constituyendo conjuntos complejos que se abren a un espacio central. Su planta es circular, elíptica o irregular. En estas estructuras se mezclan recintos de mayores dimensiones con muros altos y vanos de entrada amplios con otros recintos más pequeños, de tipología abovedada.

– La cueva como vivienda. En el Poblado de La Atalayita existe un tubo volcánico acondicionado, a cuyo interior se accede a través de un vano estrecho con dos peldaños descendentes.

– Construcción tradicional restaurada. En la entrada al poblado se ha construido una vivienda siguiendo las pautas de  la arquitectura tradicional de Fuerteventura y aprovechando las piedras de las estructuras aborígenes. A diferencia de estas últimas esta vivienda es de planta rectangular y presenta una techumbre fabricada con varas de tarajal y cubierta con torta de barro.
– Estructuras anexas. Son recintos de forma circular o elíptica que se han seguido usando por los pastores como corrales, gateras y toriles para encerrar tanto cabras como camellos. Estos recintos son muy frecuentes en los alrededores de las viviendas de los poblados aborígenes de Fuerteventura.

– Otras construcciones circulares y semicirculares. Son recintos delimitados por una hilera de piedras y cuya funcionalidad todavía se desconoce, también están presentes en el poblado.

PROTECCIONES
El Poblado de La Atalayita se ubica dentro del Paisaje Protegido del Malpaís Grande, limitando al sur con el Monumento Natural de Cuchillos de Vigán. Estos espacios, protegidos por la Ley de Espacios Naturales de Canarias (Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias), por su gran valor paisajístico, geológico, faunístico y florístico, destacan también por su gran valor cultural, donde se han desarrollado históricamente actividades tradicionales relacionadas con el pastoreo.

DECRETO 129/2007, de 24 de mayo, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica “El Poblado de La Atalayita”, situado en el Valle de Pozo Negro, término municipal de Antigua, isla de Fuerteventura, elimitando su entorno de protección.

Fuente principal: DECRETO 129/2007, de 24 de mayo

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.