La Carabela portuguesa: la frágil belleza que visita Fuerteventura

Carabela portuguesa (Physalia physalis)

Fuerteventura es conocida, entre otras cosas, por su biodiversidad marina. Sin embargo, entre las aguas cristalinas de nuestra paradisíaca costa se encuentra un molesto visitante: la carabela portuguesa. 

En este artículo, exploraremos la presencia de la carabela portuguesa en las costas de Fuerteventura, los posibles factores que contribuyen a su presencia y las medidas de precaución necesarias para protegernos de sus urticantes tentáculos.

La carabela portuguesa

La carabela portuguesa ha sido avistada en numerosas ocasiones en las costas de Fuerteventura, especialmente entre los meses que van desde febrero a junio.

Esta presencia se debe a varios factores, entre las más destacadas se encuentran las corrientes oceánicas y los vientos alisios que llevan estas criaturas a las aguas cercanas a la isla. Las condiciones climáticas y marinas favorables de la región, con aguas cálidas y abundancia de alimento, pueden contribuir a la proliferación de carabelas portuguesas en la zona.

¿Qué es la carabela portuguesa?

Aunque la carabela portuguesa (Physalia physalis) tenga aspecto de medusa no lo es. Esta extraña criatura es en realidad un organismo colonial altamente especializado. Es una especie de hidrozoo flotante que se encuentra en los océanos cálidos y templados de todo el mundo. En lugar de ser un único organismo (como es una medusa) la carabela portuguesa es un complejo sistema colonial compuesto por diferentes pólipos especializados.

carabela portuguesa (Physalia physalis)

Su cuerpo flotante, conocido como neumatóforo, es una estructura en forma de vela que puede alcanzar hasta 30 centímetros de longitud y se eleva por encima de la superficie del agua. Esta estructura está llena de gases y ayuda a la carabela a flotar y moverse con la ayuda del viento y las corrientes oceánicas. Debajo del neumatóforo, se encuentran los pólipos especializados encargados de diferentes funciones vitales.

Funciones y comportamiento de la carabela portuguesa.

La carabela portuguesa posee varios tipos de pólipos en su colonia. Entre ellos, se encuentran los tentáculos largos que pueden alcanzar los 30 metros de longitud. Estos tentáculos están cubiertos de células urticantes llamadas cnidocitos, que liberan toxinas paralizantes para capturar presas y defenderse de posibles depredadores. El contacto con los tentáculos de la carabela portuguesa puede provocar dolor intenso, irritación e incluso reacciones alérgicas graves en los seres humanos.

A pesar de su apariencia letal, la carabela portuguesa es un organismo pasivo que se mueve a merced del viento y las corrientes. Sus tentáculos flotan bajo la superficie del agua, esperando que los peces pequeños y otros organismos marinos se enreden en ellos. Una vez que la presa queda atrapada, los tentáculos la inmovilizan y los pólipos digestivos liberan enzimas para comenzar el proceso de descomposición y alimentación.

Distribución y hábitat de la carabela portuguesa.

carabela portuguesa (Physalia physalis)

La carabela portuguesa se encuentra comúnmente en aguas tropicales y subtropicales de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Debido a su dependencia del viento y las corrientes, su distribución puede variar ampliamente. A veces, grandes agrupaciones de carabelas portuguesas son arrastradas hacia las costas, lo que puede representar un peligro para los bañistas desprevenidos.

La presencia de la carabela portuguesa en las aguas de Fuerteventura puede tener un impacto negativo en la fauna y flora marina local. Al ser depredadores eficientes, su presencia puede afectar a las poblaciones de peces pequeños y plancton, alterando así el equilibrio ecológico del ecosistema marino. Además, los tentáculos urticantes de la carabela portuguesa pueden dañar o incluso matar a otras especies marinas con las que entran en contacto.

La carabela portuguesa representa un riesgo potencial tanto para los residentes como para las personas que visitan Fuerteventura. Su picadura puede causar dolor intenso, irritación en la piel y reacciones alérgicas graves en algunas personas. Dado que las playas de Fuerteventura son un atractivo turístico, es importante tomar medidas de precaución para minimizar el riesgo de encuentros con esta criatura marina.

Medidas de precaución y conservación

Las autoridades locales y los servicios de socorrismo suelen monitorear las playas y proporcionar información actualizada sobre la presencia de carabelas portuguesas en las costas majoreras.

Para proteger tanto a las personas como al ecosistema marino de Fuerteventura, es fundamental tomar medidas de precaución y concienciación.

Algunas acciones de protección:

  • Informarse sobre la presencia de carabelas portuguesas antes de visitar las playas de Fuerteventura.
  • Seguir las indicaciones de los carteles y señales de advertencia en las playas. Estas indicaciones deben ser respetadas para garantizar la seguridad de todos.
  • Evitar tocar o manipular carabelas portuguesas varadas en la orilla. Incluso cuando parecen estar muertas, los tentáculos urticantes pueden seguir siendo peligrosos.
  • En caso de picadura, buscar atención médica de inmediato. El personal médico podrá brindar el tratamiento adecuado y aliviar los síntomas asociados con la picadura.

Además de las medidas de precaución, es esencial promover la conservación del ecosistema marino de Fuerteventura. La educación ambiental, la gestión sostenible de los recursos marinos y la concienciación sobre la importancia de proteger la biodiversidad son aspectos clave para garantizar la preservación de estos valiosos ecosistemas.

La presencia de la carabela portuguesa en las costas de Fuerteventura es un recordatorio de la belleza y la fragilidad de nuestros ecosistemas marinos. Si bien es importante disfrutar de las playas y las aguas cristalinas de la isla, debemos hacerlo con precaución y respeto hacia estas criaturas y contribuyendo, en la medida de nuestras posibilidades, a la conservación del entorno marino en Fuerteventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *