Escultura Libros y Dedos

En el corazón de la capital de Fuerteventura, al final de la avenida Primero de Mayo, se erige la escultura “Libros y Dedos”. Esta obra no solo embellece el entorno, sino que también sirve como un poderoso testimonio de la importancia de la cultura y el conocimiento en nuestras vidas. Fue realizada por el artista Bettino Francini durante el IX Simposio Internacional de Escultura de Puerto del Rosario en 2014, en mármol blanco

La escultura “Libros y Dedos” es más que una simple representación artística; es un símbolo vivo de la esencia misma del aprendizaje y la exploración intelectual. En ella, Francini ha plasmado la dualidad entre la materialidad de los libros y la destreza humana representada por los dedos que los sostienen. Es una invitación a sumergirse en el mundo de la literatura y el conocimiento, a través del cual se puede explorar nuevas ideas, culturas y perspectivas.

Los libros, cuidadosamente tallados en mármol, emergen de entre los dedos como testigos silenciosos de la historia y el pensamiento humano. Son símbolos de sabiduría acumulada a lo largo de los siglos, contenedores de historias, conocimientos y emociones que trascienden las barreras del tiempo y el espacio. La disposición de los legajos, algunos sostenidos por los dedos y otros dispuestos debajo, amontonados, evoca la idea de un flujo constante de información y descubrimiento, alimentando así el deseo perpetuo de aprender y crecer.

Pero la escultura “Libros y Dedos” no solo se destaca por su valor estético y simbólico; también está intrínsecamente conectada con el edificio que se encuentra frente a ella: la Universidad Popular. Este edificio se ha convertido, en las últimas décadas, en un faro de aprendizaje y desarrollo comunitario de Fuerteventura. Al igual que la escultura, la Universidad Popular es un lugar donde se fomenta el amor por la lectura, la escritura y el intercambio de ideas.

La importancia de leer y escribir en la sociedad moderna no puede ser subestimada. La lectura nos permite expandir nuestros horizontes, comprender mejor el mundo que nos rodea y desarrollar habilidades críticas que son esenciales para el éxito en la vida personal y profesional. A través de la escritura, tenemos la capacidad de expresar ideas, compartir experiencias y contribuir al rico tejido cultural de la sociedad.

Bettino Mauro Francini: Artista multifacético

Imagen Linkedin de Bettino Mauro Francini

Bettino Mauro Francini, nacido en 1958 en Italia, trasciende las etiquetas convencionales del arte, explorando diversas disciplinas artísticas. Francini destaca como pintor, escultor, músico, performer y escenógrafo. Su obra se caracteriza por una mirada crítica y cuidadosa observación de la contemporaneidad. Explora sus propias evoluciones a través de soluciones expresivas innovadoras y vanguardistas.

A lo largo de su carrera, Francini ha desarrollado y armonizado diferentes formas artísticas para crear una especie de comunicación total y un arte global. Sus obras escultóricas, en particular, son monumentales y poderosas, capaces de dominar amplios espacios con su sugerencia poética. Concebidas expresamente como obras públicas, estas esculturas establecen una conexión íntima con el entorno donde se instalan, dialogando con los aspectos culturales del pasado y del presente, así como con la naturaleza y las finalidades específicas del espacio.

Desde un punto de vista formal, las creaciones de Francini encarnan una perfecta simbiosis de elementos abstractos y figurativos. A través de sus lenguajes combinados, estas obras comunican una síntesis del pensamiento del artista sobre el ser humano y la contemporaneidad, invitando a reflexionar sobre temas universales desde perspectivas frescas y provocativas.

A lo largo de su vida, Francini ha dejado una marca indeleble en el mundo del arte italiano contemporáneo. Además de su prolífica carrera como artista, ha desempeñado roles destacados en la escena cultural de su país. 

Desde 1978 hasta 2018, ejerció como presidente de A.I.E.S.M. en Florencia, Toscana, Italia, contribuyendo al enriquecimiento y la promoción del arte en la región. Además, durante 32 años, desde 1978 hasta 2010, impartió su conocimiento como profesor en la Escuela Leonardo da Vinci de Florencia, dejando una huella imborrable en las generaciones de artistas que pasaron por sus aulas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *