LA CORREHUELA (Convolvulus althaeoides)

LA CORREHUELA (Convolvulus althaeoides)

LA CORREHUELA (Convolvulus althaeoides)

 

La molinera, corregüela, correhuela, o campanilla, como se le conoce a la Convolvulus althaeoides, es una planta  herbácea enredadera de fácil reconocimiento, pues posee unas vistosas flores campaniformes, que al llegar la primavera dan un toque de color a los márgenes de caminos, carreteras majoreras y terrenos de cultivos abandonados.

La Convolvulus althaeoides tiene unos tallos finos, largos que crecen a ras del suelo. Los tallos pueden superar fácilmente los 3 m de longitud, y gracias a que son algo resistentes, se utilizan a menudo en horticultura, para sujetar las guías de las tomateras, judías…  

Las hojas de la correhuela son pecioladas, más o menos acorazonado-triangulares en las zonas inferiores, y  pinnadas o profundamente lobuladas en las superiores. Son de color verde pálido, están recubiertas de una corta y fina pubescencia y se disponen de forma alterna en torno al tallo. 

Tiene unas flores muy grandes, de hasta 5 cm de diámetro, coloreadas de tonos rosados, algo más oscuros en el centro que en los bordes. El pedúnculo  puede medir unos 15 centímetros de longitud, se divide en dos más pequeños al final, cada uno de ellos con una flor, y las hojas del pedúnculo algo más corto que las demás, de unos 3-4 cm.

Los pétalos están soldados en una corola acampanada. Estas flores se agrupan en inflorescencias axilares poco densas. Su cáliz es algo velloso y cuenta con una corola anchamente radiada. 

Sus frutos son cápsulas ovoides y glabras, con 2 a 4 semillas negras.

La correhuela además de ser una estupenda planta forrajera, se ha usado en la medicina popular a modo de infusión como purgante, y para tratar las insuficiencias biliares 

En forma de cataplasma alivia los hematomas y ayuda a cicatrizar heridas externas.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.