Salvia Canaria

Salvia Canaria (Salvia canariensis L.)

Salvia Canaria (Salvia canariensis L.)

Salvia Canaria (Salvia canariensis L.)

 

La Salvia Canaria (Salvia canariensis L.) o Salvia morisca como se denomina comúnmente en Fuerteventura a esta planta, está presente en todas las islas canarias formando parte de la vegetación basal, y que podemos encontrar a partir de los 50 m de altitud.

Este endemismo canario es de la familia de las limiaceae, es una planta arbustiva que puede llegar a los 2 metros de altura, con tallos alargados, cuadrangulares y densamente vellosos.

Sus hojas pueden alcanzar los 15 cm, son estrechas de forma lanceolada,  y con su base sagitada. El envés de las hojas es blanco-lanoso. Sus flores son grandes inflorescencias terminales muy llamativas, con las brácteas de las flores, de colores violáceos o rosados, que son más largas que el cáliz. La época de floración va desde primavera y se extiende a lo largo de todo el verano.

La salvia morisca es bastante resistente a la sequía, le gusta habitar en laderas pedregosas, barrancos y malpaíses, colonizando lugares cercanos a los pueblos y ciudades, siendo habitual verlas en márgenes de caminos o carreteras.

Esta es una planta aromática, que desprende un agradable y característico olor alcanforado común en todas las salvias, con un sabor ligeramente amargo.

Las Salvias,  y más concretamente  la Salvia officinalis, han sido unas de las plantas medicinales más usadas desde la antigüedad. Hipócrates (siglo IV a.C.) dejó reflejado multitud de usos de esta planta, utilizada como antiséptica y antiinfecciosa, antipirético, como tónica del sistema nervioso, para bajar la glucemia, para favorecer la fecundidad y la regulación  menstrual,  como digestiva en infusiones, para reducir los dolores articulares de la artrosis, o para mejorar trastornos circulatorios en las piernas. No es de extrañar conociendo todos estos usos de la planta su nombre vernáculo de “Salvia” que proviene del Latín “salvere” que significa salvar.

La salvia canaria es rica en diterpenos como el saviol, galdosol, arucatriol, rosmanol, canariquinona, salvicanol.

Las mejores zonas de la planta y que contienen mayor cantidad de principios activos son las hojas de los brotes jóvenes. Estas hojas se  recolectan antes de que florezca la salvia,  para usos medicinales es recomendable secar y guardar en tarros herméticos.

Hay que extremar las precauciones a la hora de tomar infusiones de salvia, especialmente en las mujeres ya que pueden llegar a ser abortivas y debe evitarse durante el embarazo y también en madres lactantes ya que bloquea la producción de leche.
El aceite de salvia es tóxico debido a la presencia de tuyona. Puede afectar al sistema nervioso en dosis elevadas, también puede causar irritación cutánea cuando se usa por vía tópica.

Esta planta es de uso versátil, y llega a utilizarse en la gastronomía más moderna donde aporta un sabor intenso y aromático a sopas, pastas, salsas y cremas. También se usa para aromatizar aceites y vinagres.
Se utiliza en charcutería para aromatizar embutidos y salchichas. Las hojas frescas picadas se pueden servir en ensaladas, quesos y encurtidos. En verduras y panes contribuye a realzar su sabor.

A esta planta se le conoce como garitopa, además de por salvia canaria  o salvia morisca

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.