• Alquiler de coche en el Aeropuerto de Fuerteventura

PLAYA DEL JUNQUILLO – BETANCURIA Una playa singular de Fuerteventura

PLAYA DEL JUNQUILLO - BETANCURIA

PLAYA DEL JUNQUILLO – BETANCURIA

 

Cuando se habla de las playas de Fuerteventura, por lo general,  se destaca de ellas que son de aguas limpias, cristalinas y de color turquesa, con extensas zonas de arena blanca, sin aglomeraciones. En ellas es habitual  practicar nudismo o deportes acuáticos.

Algunas opiniones de las Playas de Fuerteventura versan sobre los benefícios que tienen para la piel las aguas de mar. Pero poco se habla de los baños de lodo volcánicos, de los que podemos disfrutar en la isla y además gratuitamente. Sí como lo lees, baños de lodo volcánico a 0 €. ¿Dónde? Fuerteventura cuenta con varios puntos donde tomar estos baños, pero hoy hablaremos de la Playa del Junquillo en Betancuria.

La playa del Junquillo se encuentra en la desembocadura del barranco que le da su nombre, a unos 6 kilómetros de la Playa del Valle, en el municipio de Betancuria.

Es una playa aislada, no dispone de ningún tipo de servicio,  por lo que hay que extremar las precauciones a la hora de darnos un baño. Tiene un par de centenares de metros de longitud, y está compuesta de arena negra y callaos. Cuenta con algunas charcas donde darse un buen chapuzón.

Si queremos visitar la playa del Junquillo hay que coger la pista de tierra que sale de Aguas Verdes en dirección suroeste. Encontraremos un cartel que indica la dirección “Camino del Junquillo”, para recorrer los 6 kilómetros que la separan de La Playa del Valle, lo más rápido es hacerlo en un vehículo todoterreno.

Si no tenemos prisa, podemos darnos el placer de hacer el camino a pie, disfrutando de unas maravillosas vistas, recorriendo un pequeño sendero que utilizan los pescadores y que bordea la costa. Pasaremos y conoceremos algunas charcas y caletas dignas de contemplar, como son la Peña de agua Salada, la Lajita, Punta Leonardo, Caleta del Paso, o Caletones Mansos.

PLAYA DEL JUNQUILLO

PLAYA DEL JUNQUILLO

Si vamos por la pista principal, no hay que preocuparse por si vienen otros vehículos de frente, ya que el camino es bastante amplio y nos permite aparcar el vehículo en un lado del barranco. 

Una vez recorridos unos 6 kilómetros, aproximadamente, nos encontraremos una curva muy pronunciada y un cartel que nos informa de otro lugar interesante para visitar, “Los corrales de Janey”. Sin embargo nuestro objetivo ahora es la Playa del Junquillo. Podremos dejar el vehículo bien apartado del camino, y acceder hasta la playa andando por el mismo cauce del barranco. 

A escasos metros de la zona de baño encontraremos un aljibe tapado y un pequeño caño de agua que procede del mismo. Lo más curioso de la Playa del Junquillo es la existencia de una zona de duchas, que ya no funcionan.

Este enclave ha sido utilizado desde antaño para darse baños de lodos volcánicos, con fines terapéuticos y estéticos. 

La tierra volcánica de Fuerteventura se viene aprovechando desde hace siglos para combatir enfermedades de la piel, algunas de ellas muy extendidas entre la población, como el eczema y la psoriasis. El secreto radica en la propiedad desintoxicante de la tierra volcánica, que aumenta el riego sanguíneo de la dermis, la oxigena y activa su metabolismo, favoreciendo una pronta regeneración de la piel.

En cuanto al topónimo de Junquillo, encontramos varios en Fuerteventura, siempre relacionados con la existencia de la planta de junco merino o marino (Juncus effusus), y aunque nos parezca algo inverosímil en la isla se encontraban estas plantas, propias de terrenos pantanosos, en los cauces de los barrancos y en las cercanías del mar. 

El junco marino es fácil de diferenciar por tener sus hojas puntiagudas, de tallo macizo y flexible. Se empleaba en trabajos artesanales, para la confección de esteras, tambores para pescar morenas o como revestimiento de garrafones.

Fuente de El Junquillo

Fuente de El Junquillo

 

La toponimía de Junquillo en Fuerteventura

El Junquillo de Betancuria aparece como tal en documentos del siglo XIX. Un ejemplo lo tenemos en la descripción de las lindes de la capellanía del presbítero Morales, fundada por el alférez Juan Henríquez de Vera. Estas tierras estaban valorabas en el momento de la fundación en 300 ducados. Lindaba con la Fuente de Virama, hasta la casita de Marcos Pérez y la costa; desde allí hasta El Junquillo.

8 de agosto de 1837. Folio: 221 r-230 r. – Posesión de vacante de Capellanía.

Otra suerte de tierra donde dicen el Sigarron en el pago vega del otro Valle, lindando por una parte, saliendo a las fuentes que dicen de Virama, las veredas en la mano que van por encima de los lomos a dar al Morro que asoma así a la casita de Marcos Pérez, el valle abajo de los mozos, a dar a la costa del mar, la costa en la mano, a dar donde dicen el Junquillo arriba del Cangrejito, a dar donde dicen las Torresillas (…)

Encontramos el Junquillo, en el municipio de Antigua, más concretamente en el Barranco de la Torre. Este fue uno de los asentamientos más antiguos de Fuerteventura en época aborigen. En el Barranco de la Torre, colindante al yacimiento arqueológico, nacía también desde antiguo no sólo el junquillo, sino el auténtico junco, favorecido por el caudal de agua que discurría permanentemente por el cauce del barranco.

También encontramos Punta del Junquillo en el municipio de Pájara, muy cerca de la Playa de Agua Cabras  y del Roque del Moro.

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: PLAYA DEL JUNQUILLO - DESCUBRE FUERTEVENTURA