Playa de Majanicho

Playa de Majanicho

playa del Majanicho

Playa del Majanicho

La Playa de Majanicho, es uno de los lugares mágicos que tiene Fuerteventura, esta playa es un tanto rústica, enclavada en una aldea pesquera. Tiene unos 150 metros de longitud y una anchura media de 20 metros, y en ella no hay aglomeraciones. que se encuentra a a unos 9 kilómetros al Oeste de Corralejo, dentro del municipio de La Oliva, al norte de la isla de Fuerteventura.

En el Majanicho suele haber viento frecuentemente, pero sus aguas son muy tranquilas, apenas sin olas ni corrientes fuertes, lo que la hace buena para ir con niños.

Es uno de los mejores lugares para disfrutar de un atardecer con ambiente marinero. Para los pescadores hay habilitadas dentro del mar unas mesas para limpiar el pescado, y para la práctica  de deportes acuatícos surf, kitesurf.

Lo más entrañable de esta aldea, son las casetas de pescadores, que hoy en día están convertidas en casas para pasar cortas temporadas, en las que la zona que rodea la pequeña ermita de Nuestra Señora del Pino hace de plaza improvisada.

Una buena recomendación para los que disfruten con los paseos en bici, es hacer la ruta Majanicho-Corralejo (9 kilómetros) o llegar desde Majanicho al faro del Tostón, por las pistas habilitadas y que bordean la costa. Los que practican surf y kitesurf, son visitantes asiduos de este lugar.

El pueblo de Majanicho celebras sus fiestas en Honor a Nuestra Señora del Pino a principios de septiembre.

Rutas ciclistas de Fuerteventura 

CORRALEJO – MAJANICHO

Alineación de Montaña la Mancha – Montaña la Raya – Montaña Lomo Blanco

Esta pequeña alineación volcánica, situada al norte de la Isla, está formada por tres edicios. Los más distales (Montaña la Mancha y Montaña. Lomo Blanco) alcanzan las mayores altitudes, con 151 y 143 metros, respectivamente. Por el contrario, la Montaña de la Raya tiene una dimensiones más modestas, alcanzando únicamente 74 metros de  altitud. Estos volcanes emitieron coladas sobre el litoral, que produjeron un importante avance de la línea de costa. Sobre ellas, se superpusieron coladas posteriores procedentes del Bayuyo, otra alineación volcánica mayor situada a unos 2 km más al sureste. Estas coladas, parece ser que cubrieron las ya existentes, abrazando de este modo al conjunto volcánico más pequeño anteriormente citado.

RUTA 1.

comienza en el pueblo pesquero de Corralejo, concretamente al norte de la estación de guaguas. Una pista de tierra nos acercará al Charco de Bristol, una depresión costera que soporta inundaciones periódicas de agua marina, donde conviven especies vegetales de alto valor biológico. Entre ellas destacan la Brusquilla,  el sapillo, la uva de mar, el matomoro y especialmente el salado de marisma , un endemismo de las islas orientales, que en Fuerteventura solo habita en este lugar y en el Islote de Lobos.

Este sistema natural, denominado saladar, lo encontraremos en varios puntos del camino.

Bordearemos dicho espacio y tras un breve ascenso llegaremos a las inmediaciones de una desaladora de agua de mar, que se abastece de la energía eólica producida por dos grandes aerogeneradores.

Desde este punto observaremos de frente a la cercana isla de Lanzarote, separada de Fuerteventura por el estrecho de la Bocaina y, a la derecha, el Islote de Lobos, distanciada de la Isla por un brazo de mar conocido como El Río.

Continuaremos paralelos a una costa rocosa producto de las extensas coladas emitidas por la alineación de volcanes del Bayuyo,que apenas elevan la orilla escasos metros. A lo largo del litoral se suceden caletas que quedan resguardadas del fuerte oleaje que azota el norte de la Isla.

Desde la desaladora avanzaremos hasta Punta Gorda, el punto más septentrional de la Isla y, un kilómetro más tarde, llegaremos a la Playa del Bajo de la Burra, donde destaca una pequeña barraca rodeada por arena clara que se entremezcla con la oscuridad de las rocas.

Avanzaremos hasta encontrarnos con un muro de piedra, transversal al camino, tras el cual alcanzaremos la Caleta del Bajo Mejillón (o Almejillón), en cuyo borde rocoso conviven especies vegetales adaptadas a ambientes salinos.

Si desviamos la vista hacia la izquierda llaman la atención tres montañas que de izquierda a derecha se denominan: Montaña de la Mancha, Montaña de la Raya y Montaña Lomo Blanco. Sus emisiones volcánicas penetraron en el agua y actualmente se observan claramente en la costa.

Un kilómetro después, se encuentra la Caleta del Barco, una pequeña playa de arena en la que destaca una solitaria casa. Tras un breve ascenso dejaremos a nuestra izquierda el Llano del Dinero, y continuaremos durante 2 kilómetros hasta alcanzar el pequeño pueblo pesquero de Majanicho, donde concluye esta ruta.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.