Monumento a Miguel Unamuno: La escultura que tardó 10 años en inaugurarse.

Monumento a Miguel Unamuno 

Monumento a Miguel de Unamuno

Monumento a Miguel de Unamuno

Todos conocemos el afán, casi irremisible, que tienen los políticos por salir en la foto del día. Para ello se apresuran a inaugurar plazas y rotondas. El colmo del ridículo llega cuando los ves inaugurando un trozo de calle asfaltada o un semáforo. Y esto último no es un decir. He asistido, atónito, a varios actos de esa índole. En fin… Es la generación de “intelectuales” que nos ha tocado vivir.

Pero, al parecer esto no fue siempre así. Hoy os traemos la otra cara de la misma moneda. Una obra que tardó 10 años en ser oficialmente inaugurada. Nos referimos a una de las esculturas que homenajea a Miguel de Unamuno, en Fuerteventura.

Escultura homenaje a Miguel de Unamuno

En la base de Montaña Quemada, a un par de kilómetros de la localidad de Tindaya, se encuentra el monumento erigido en honor a Miguel de Unamuno.

La escultura es obra del artista galdense Juan Borges Linares. Fue realizada a partir de un boceto que el pintor Juan Ismael hizo, a finales de los 60, según la idea del poeta Chano Sosa.

El monumento mide unos 7 metros de altura.

Monumento a Miguel de Unamuno

Monumento a Miguel de Unamuno

 Sobre un prisma de 3 metros, se alza la figura, en piedra, de Unamuno, la cual mide 4 metros de altura. Presenta al insigne dramaturgo vasco de pie, apoyado ligeramente en un pedestal. La mano izquierda está dentro del bolsillo de su chaqueta, mientras que la derecha se apoya en el pedestal, pisando levemente el faldón de la chaqueta.

A ambos lados de la base, se levanta un sencilla pared de piedra, coronada con pequeñas almenas piramidales. Los autores de este conjunto escultórico idearon que en el suelo debía existir un pequeño jardín botánico, compuesto por plantas autóctonas, y piteras. Tendrían especial protagonismo las aulagas. 

La mirada de Unamuno es tranquila y reflexiva, clavada en la Montaña de la Muda, mientras que a su espalda está Montaña Quemada, de cuyo lugar dijo, en 1924.

¡Fuerteventura! ¡Mi Fuerteventura! ¡Cuánto he hablado de ella con mi querido Mr. Flitch… Si viese que mi fin se acercaba y que no podía morir en mi tierra más propia, en mi Bilbao, donde nací y me crié o en mi Salamanca, donde han nacido y se han criado mis hijos, iría a acabar mis días ahí, a esa tierra santa y bendita, ahí, y mandaría que me enterrasen o en lo alto de la Montaña Quemada o al lado de ese mar, junto a aquel peñasco a que solía ir a soñar o en Playa Blanca.

¿Cuándo surgió la idea de hacer una escultura a Miguel de Unamuno en Fuerteventura?

La idea de realizar una escultura que homenajeara a Unamuno    se gestó en 1964, en el marco de las celebraciones realizadas, en Gran Canaria, por el centenario del nacimiento de Don Miguel.

Fue el poeta Chano Sosa el abanderado de la iniciativa, quería dejar constancia permanente del hondo recuerdo que dejó el dramaturgo en la isla. 

Boceto de Juan Ismael

Boceto de Juan Ismael

La escultura que tardó 10 años en ser inaugurada.

A finales de los años 60 Chano Sosa ya había trasladado la idea del monumento al pintor Juan Ismael, quien no tardó en crear el boceto. Borges Linares se comprometió a llevarla a cabo, esculpiendo su estatua en grandes dimensiones con el propósito, de ser plantada en la base de Montaña Quemada.

El 20 de noviembre de 1970, Borges Linares, presentó la obra homenaje a Unamuno en la sala de escultura de las Academias Municipales de Gran Canaria.  

Presentación de la escultura a Unamuno

Presentación de la escultura a Unamuno

En este acto, además de las autoridades políticas, estuvieron presentes escritores, artistas y críticos amigos de Unamuno, así como el poeta Chano Sosa, el pintor Juan Ismael y el propio escultor Borges Linares.

Ya, en esa época, los periódicos daban por inminente la presentación oficial.

La estatua de don Miguel de Unamuno, obra del escultor de Gran Canaria, Borges Linares, que va a ser situada próximamente en la falda de la Montaña Quemada de la Isla de Fuerteventura. 

(…)  

Se espera para principios del año próximo.

La estatua de Unamuno no llegó a Fuerteventura hasta mediados de 1971. Meses antes, la prensa se hizo eco, en varias ocasiones de las voces más críticas, pidiendo que se plantara de una vez por todas la escultura homenaje, pues llevaba más de un año aparcada en los talleres del escultor. 

El 20 de junio de 1971 en el diario “Eco de Canarias”

La escultura de Unamuno llega Fuerteventura

La escultura de Unamuno llega Fuerteventura

“ (…) en la isla ha sido instalado el monumento a don Miguel de Unamuno, el cual está próximo a inaugurarse, estando previsto para este acto la visita a Fuerteventura de destacadas figuras de la literatura universal, así como la de varios catedráticos catalanes y la de la hija de Unamuno”.

Los años pasaban y la escultura no se inauguraba. De vez en cuando la prensa daba un pequeño tirón de orejas que de poco o nada servían.

El 26 de mayo de 1976 vemos el siguiente titular.

¿CUÁNDO SE INAUGURA LA ESTATUA DE UNAMUNO?

Escultura de Unamuno

Lo que no sabían los majoreros es que todavía tendrían que pasar 4 años y medio más para ver oficialmente presentada la obra.

Sería el 22 de noviembre de 1980, aprovechando el homenaje nacional que se hizo a Miguel de Unamuno, cuando se descubrió la mencionada estatua.

Un amplio elenco de políticos, alcaldes y representantes de entidades culturales, acudieron para dar la bienvenida al monumento de Unamuno. También estuvieron presentes el rector de la Universidad de Las Palmas, el director de la Casa Colón, y como invitados especiales los nietos de Miguel de Unamuno.

Por la mañana, y antes de llegar a Montaña Quemada, estuvieron visitando la Casa de la Cultura de Puerto del Rosario, donde se exponían recuerdos que Don Miguel había dejado en la isla, así como cartas, dibujos, autógrafos y diversos objetos prestados por la Casa Museo Unamuno de Salamanca. 

¿Cómo llegar a la escultura homenaje a Miguel de Unamuno?

Montaña Quemada

Montaña Quemada

Acceder hasta el monumento homenaje a Miguel de Unamuno  de Montaña Quemada es fácil. Hay que hacerlo desde Tindaya, a través de una pista de tierra que hay a la entrada de la localidad, y que sale dirección sur. La manera más sencilla de encontrar el sendero es aparcando en la Casa Alta de Tindaya y dirigiendo tus pasos por la Calle Virgen de la Caridad hacia Montaña Quemada. A escasos 100 metros de la Casa Alta de Tindaya verás un camino a mano derecha. Cógelo y en apenas 20 minutos estarás a los pies de la escultura.

.

Lugares para visitar en Fuerteventura

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: La Tabaiba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *