Monumento a Miguel Unamuno

Monumento a Miguel Unamuno 

Monumento a Unamuno en Montaña Quemada

Monumento a Unamuno en Montaña Quemada

En Montaña Quemada  a un par de kilómetros deTindaya, podemos encontrar el monumento a Miguel de Unamuno, una escultura que reproduce la figura del escritor, la obra  es del escultor Juan Borges realizado a partir de un boceto del pintor Juan Ismael.

La escultura del insigne dramaturgo mira hacia la Montaña de la Muda, y su espalda a  Montaña Quemada. Podemos acceder facilmente  al monumento,  por una pista de tierra que sale hacia el sur, pasado unos metros del cartel indicador de pueblo de Tindaya  y que tras un par de kilómetros nos lleva al monumento.

De este lugar dijo Unamuno: “si viese que mi fin se acercaba y que no podía morir en mi tierra propia… o en mi Salamanca… iría a acabar mis días ahí, y mandaría que me enterrasen en lo alto de la Montaña Quemada…”.

Esta inafortunada isla de Fuerteventura, donde entre la apacible calma del cielo y del mar escribimos este comentario a la vida que pasa y a la que se queda, mide en lo más largo, de punta norte a punta sur, cien kilómetros, y en lo más ancho, veinticinco. En su extremo suroeste forma una península casi deshabitada, por donde vagan, entre soledades desnudas y desnudeces solitarias de la mísera tierra, algunos pastores. A esta península se la conoce por el nombre de Jandía o de la Pared. La pared, o mejor, muralla, que dio nombre a la península de Jandía, y de la que aún se conservan trechos, fue una muralla construida por los guanches para separar los dos reinos en los que la isla Majorata, la de los majoreros, o sea Fuerteventura, estaba dividida, y para impedir las incursiones de uno en otro reino. Y he aquí cómo este pedazo de África sahárica, lanzado en el Atlántico, se permitía tener una península y una muralla como la de China, en cuanto al sentido histórico.

 
Miguel de Unamuno

Don Miguel de Unamuno nació el 29 de septiembre de 1864 en Bilbao. Cursó estudios en la Universidad de Madrid, dondese doctoró. Fue catedrático de griego en la Universidad de Salamanca desde 1891 hasta 1901, año en que fue nombrado rector.

En el año 1914 fue obligado a dimitir de su cargo académico por sus ataques a la monarquía de Alfonso XIII, aunque continuó como profesor de griego. En 1924 fue confinado en la isla

de Fuerteventura por su enfrentamiento con la dictadura de Miguel Primo de Rivera. De allí huye a Francia, en exilio voluntario, hasta la caída del Régimen de Primo de Rivera en 1930.

Regresa a Salamanca y es repuesto en su cargo de rector, que no abandonará hasta su muerte. En 1936 fue comprensivo con la sublevación del ejército español que desembocó en la guerra civil; sin embargo, pronto la censuró públicamente en un acto celebrado en la Universidad de Salamanca. Su comentario “venceréis, pero no convenceréis”, provocó la respuesta del general Millán Astray, uno de los sublevados:

“¡Viva la muerte y muera la inteligencia!”. Sus últimos días los pasó recluido en su domicilio de Salamanca, donde falleció el 31 de diciembre de 1936.

Unamuno mantuvo una intensísima vida intelectual de constante lucha. Lucha consigo mismo, debatiéndose entre ideas contradictorias. Lucha con los demás y contra la vacuidad de su época, en un intento de sacudir las conciencias y sacarlas de la rutina y la trivialidad. El propio Unamuno solía afirmar que “la paz es mentira”. Buena muestra de ello es el título de su ensayo Contra esto y aquello.

En consonancia con su personalidad, su lenguaje es el de un intelectual combativo: tenaz, impetuoso, incitante. Prefiere un estilo desnudo en el que predomina la exactitud sobre la elegancia. Lucha constantemente con el idioma para plegarlo a su pensamiento. Como todos los miembros de la Generación del 98, gusta de las palabras tradicionales, apegadas a la tierra, a lo rural. Buscaba una lengua  “seca, precisa, rápida…, caliente”, en la que la abundancia de paradojas y antítesis son el reflejo de las tensiones de su personalidad y de las contradicciones de su pensamiento.

.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.