MEJILLÓN MAJORERO ( Perna perna)

MEJILLÓN MAJORERO ( Perna perna)

 

Mejillón (Perna perna)

Mejillón (Perna perna)

 

Fuerteventura cuenta con más de 340 kilómetros de costa. Podemos encontrar desde playas de arena fina, y de aguas cristalinas, hasta abruptos escarpes donde el mar bate con fuerza. Todas ellas se caracterizan por tener una gran biodiversidad. Pero hay una gran diferencia entre las tranquilas aguas y las más movidas, y es que en aquellas en las que el oleaje es mayor, encontramos una variedad más amplia de crustáceos, algas, y moluscos  como los burgados, lapas o mejillones.

Desde antaño la recolección y consumo de los moluscos que aparecen en la zona intermareal de Fuerteventura, ha estado muy extendida. En la época prehispánica, los mahos recolectaban lapas, burgados, cañaillas y en menor medida mejillones. Esto lo sabemos gracias al estudio de la fauna malacológica que aparece en los diferentes concheros de la isla.  

Posteriormente, los colonos que llegaron a Fuerteventura, también hicieron uso de estos sabrosos recursos pesqueros para complementar su dieta. Incluso existían hasta no hace mucho los “mariantes”,que eran, por lo general agricultores de las zonas altas de la isla, que en verano, una vez recogida la cosecha, acampaban durante un par de meses junto a la costa, tanto para pescar, como para recoger diferentes tipos de marisco. También aprovechaban para colectar sal en los cocederos naturales. 

En los últimos años, la práctica del marisqueo se ha convertido en una actividad especialmente polémica, como consecuencia de un claro proceso de sobreexplotación, debido fundamentalmente al desarrollo turístico y al incremento de la población estable de la isla. La gran demanda de lapas y mejillones, unida a largas vedas e incluso la prohibición total de cogerlos, han provocado que  siga desarrollándose esta actividad de manera furtiva.

El mejillón que encontramos en Fuerteventura es el Perna perna. Este molusco bibalvo de color marrón, se encuentra en las costas atlánticas. Se localiza en la costa Oeste de Africa y en el Mar Caribe. En Canarias, dicho molusco se distribuye en determinados puntos de Lanzarote y Fuerteventura, formando densas piñas. Cada uno de estos mejillones tiene una talla media de 9,5 cm. La masa carnosa y comestible del mejillón, que encontramos en Fuerteventura, es de casi el 40 % del peso total del molusco, eso sí, coincidiendo con su etapa reproductiva, en los meses de noviembre y diciembre.

En Fuerteventura, el mejillón majorero aparece de forma natural únicamente en las costas de Barlovento, donde las condiciones oceanográficas son más severas y los regímenes de vientos más acusados. 

Gracias al gran interés que suscita la comercialización del mejillón (Perna perna), se hicieron estudios y pruebas para su cultivo.

Desde marzo del 2009 hasta marzo del 2011, se utilizó la técnica en sistema suspendido “longline”, en dos instalaciones situadas en la costa oriental, en el sureste del Islote de Lobos y frente a Las Playitas, contando con la participación de las Cofradías de Pescadores de Corralejo y Gran Tarajal. 

El sistema longline consta de un sistema de cuerdas horizontales, ancladas al fondo marino, con boyas para proporcionar flotabilidad, sobre las cuales se amarran las cuerdas de cultivo. Dichas instalaciones están constituidas por una sola línea de 110 metros de longitud, con 40 cuerdas de cultivo de 2 metros y puestos a una profundidad media de 30 metros.

Como consecuencia de la alta mortandad de los mejillones se terminó por descartar este tipo de cultivo de Perna perna en Fuerteventura.

También se intentó la miticultura con el sistema denominado smart-farm, en aguas abiertas, en las zonas de Punta Pesebre, Punta de Jandía y Ajuy. 

Al Perna perna también se le conoce como mejillón canario,  del caribe o atlántico, también como almejillón y a las personas que los cogían  como almejilloneros.

Como curiosidad contar que en canarias hasta mediados del siglo XX, existía el ostrero unicolor canario. En la dieta de este ave, ya extinto, estaban los mejillones, lapas y  otros moluscos que podían quedar en la superficie durante la bajamar.

Por último recordemos que el mejillón (Perna perna) está ampliamente protegido y que  su extracción está completamente prohibida en todo el territorio insular, en base a la Orden de 16 de julio de 2004 del Gobierno de Canarias que continúa vigente, y que inicialmente fue publicada en el BOC no 141 de 22 de julio de ese mismo año.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.