Las ootecas de acrídidos

¿Qué son esos barrilitos de arenisca que se encuentran en los Jables de Fuerteventura?

 ootecas de acrídidos

ootecas de acrídidos

Curioso es el paisaje de Fuerteventura, más aun si cabe, cuando paseamos por los jables del Barranco de los encantados o por el Hueso del Caballo, al sur de la maxorata, encontrando infinidad de restos de caracoles terrestres  (Acumulación de gasterópodos terrestres helícidos). Pero, sin duda, uno de los objetos más llamativos y enigmáticos de las dunas fosilizadas de Fuerteventura, son unos pequeños barrilitos, en forma de balas de arenisca con punta redondeada. Muchas de ellas con orificio en el otro extremo.

Estos pequeños barrilitos son, simplemente, efecto de la impregnación de arenas calcáreas en las envolturas protectoras que rodean las puestas de huevos, realizadas  en la arena húmeda, por parte de plagas de insectos, como han sido las langostas. 

Son la huella que dejaron los grandes saltamontes (las langostas) al poner sus huevos, y que reciben el nombre de ootecas de acrídidos. Erróneamente hasta hace pocos años se pensaba que eran cámaras embrionarias de abejas mineras o avispas. 

La morfología de las ootecas fosilizadas es producto del proceso de fosilización, y nada tiene que ver con la habilidad de unas abejas en la construcción de sus nidos. Esta idea se ve reforzada por la ingente cantidad de nidos fósiles, asociados a episodios muy húmedos, presentes en el Pleistoceno de la isla y, también, por la realidad actual, ya que no existen ni han existido, plagas de abejas en Canarias sino de langostas que llegan hasta las islas.

En general, una ooteca está compuesta por un racimo de huevos de unos 4 mm, sobre el que se coloca una masa espumosa (que no se conserva fósil). Hay también unas estructuras membranosas transversales, que separan el racimo ovígero de la masa espumosa superior, dejando un espacio vacío y que corresponde a la abertura del barrilito.

Las hembras de las langostas saharianas (Dociostaurus maroccanus), mediante el oviscapto, entierran la puesta de huevos en terrenos blandos, arcillosos y húmedos, siendo los suelos de Fuerteventura ideales para su desarrollo. Si las condiciones de temperatura y humedad son las idóneas, se produce una gran actividad reproductiva con la eclosión de innumerables huevos, hasta producir en poco tiempo considerables plagas.

Las langostas saharianas realizan la puesta con un espesamiento de la pared de la ooteca por adherencia de partículas de tierra, hasta formar un verdadero casco protector de los huevos, y pueden estar rodeadas en su totalidad por capas concentricas de calcreta, que se forman posteriormente, engrosando considerablemente el volumen del barrilito.

La naturaleza de los barrilitos son, por tanto, las concreciones calcáreas alrededor de ootecas de ancestros (Dociostaurus aff. maroccanus) afines a las actuales langostas norteafricanas.

¿Qué edad tienen estos fósiles?

Según los estudios realizados por Meco et alii, en 2005, y los de Latchinisky en 1998, los primeros acrídidos llegados a Canarias, para reproducirse, fue una especie afín a la langosta sahariana y a otras asiáticas, que también utilizaron el archipielago Canario para su reproducción, desde hace aproximadamente tres millones de años.

Fuente Principal: HISTORIA GEOLÓGICA DEL CLIMA EN CANARIAS.

Editado por Joaquín Meco, Las Palmas de Gran Canaria 2008, Por J. Meco y colaboradores –  ISBN: 978-84-691-5551-6

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *