La Ruda, plantas de uso medicinal en las tradiciones de Canarias.

La Ruda 

La Ruda (Ruta graveolens)

La Ruda (Ruta graveolens)

La Ruda es una planta medicinal, originaria del Asia Menor y del Mediterráneo oriental, de gran expansión y de amplia utilización en todas las islas Canarias en las que se extendió rápidamente. En Fuerteventura es fácil encontrar las variedades de ruda  (Ruta graveolens) y la ruda salvaje (Ruta chalepensis).

La ruda es una interesante especie desde el punto de vista medicinal. Los griegos consideraban que tenía el poder de anular los hechizos y las amenazas de las brujas, así lo deja escrito médico español  Andrés de Laguna (1499-1559), que tradujo al castellano la obra del griego Dioscórices

“Dizen algunos, que tiene la ruda una gran fuerça contra los malignos espíritus, y contra toda suerte de hechizería.”

En muchas de las casas de Fuerteventura se sigue plantando la ruda a la entrada del hogar para preservar a la familia de todos los males, también se limpian los suelos de la casa con agua de ruda, o se colocan saquitos con unas ramitas de esta planta tras la puerta, con el fin de auyentar las influencias brujeriles.

Además de los usos en las creencias populares de Canarias, la ruda se ha utilizado desde la antigüedad como planta medicinal gracias a que contiene “rutina”. Esta sustancia es un flavonoide que posee cualidades protectoras y tónicas para las venas y vasos sanguíneos, y que se usa como tranquilizante nervioso, ya que calma los ataques de pánico, la histeria y la zozobra. Es tonificante del sistema nervioso, antiinflamatoria y antihistamínica.

El aceite esencial de la planta y los flavonoides le otorgan capacidad antibiótica y antifúngica.
También es una planta muy rica en vitamina C, usada para combatir el escorbuto.

Es un buen remedio contra los piojos y otros parásitos externos, dándose lavados y cubriendo la cabeza durante una hora.
La ruda tiene una acción emenagoga, es decir, aceleradora de la menstruación, pudiendo llegar a ser abortiva, debido a la congestión de la región pélvica inferior. Su esencia es muy tóxica, por lo que hay que manejarla con sumo cuidado, pues en caso de intoxicación pueden aparecer hemorragias, confusión mental, problemas digestivos e incluso puede sobrevenir la muerte si la dosis es excesiva.

Dosis incorrectas de ruda, aplicadas externamente o en infusión, pueden provocar inflamación de la mucosa bucal y de las vías digestivas, acompañadas de vómitos, salivación, diarrea y sensación de debilidad general.

Remedios populares con ruda:

Remedio con ruda para normalizar la menstruación: Hervir 1 cucharadita de ruda en 1 taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar. Tomar 1 vez al día por dos días.

Remedio con ruda para los estados de estrés: Tomar 10 gotas de la infusión (antes descrita) sobre un pedacito de azúcar.

Remedio con ruda contra las lombrices: Hervir 10 gramos de ruda en 1/4 de litro de aceite de comer. Tomar 2 veces por día 1 cucharadita.  También se hacen enemas del cocimiento de las hojas en la dosis de 10 gramos por litro de agua.

Remedio con ruda para los mareos y desmayos: Frotar un puñado de hojas de ruda trituradas con vinagre de vino en las sienes y ventanas de la nariz.

Remedio con ruda para forúnculos, llagas o úlceras de la piel: Hervir en 1 litro de agua por 10 minutos 30 gramos de ruda.  Retirar del fuego y dejar refrescar. Mojar un paño de algodón limpio o gasa con esta infusión y aplicar sobre la zona afectada.

Remedio con ruda para la flebitis: Verter 2 cucharadas de ruda troceadas en una taza de agua que esté hirviendo. Dejar en reposo por 5 minutos y beber una taza 3 veces al día.

Descripción:

La ruda, pertenece a la familia de la rutacéas se caracteriza por su particular y fuerte aroma que es apreciable a varios metros de distancia. Este arbustillo perenne con una altura entre los 20 y los 60 cm, es una planta vivaz, con tallos erguidos y con tendencia a ser leñosa ya que va engrosando su tallo año tras año.

Las hojas de la ruda son de color verde claro, se encuentran alternas y opuestas. Divididas en numerosos segmentos ovales, simples o compuestas, cubiertas de glándulas y desprovistas de estípulas.

Florece en primavera y verano. Las flores son de color amarillo alimonado o amarillo verdoso y forman vistosos ramilletes terminales que presentan cilios largos en el borde. Las brácteas inferiores son varias veces más anchas que las ramas adyacentes. El cáliz está formado por 4 a 5 sépalos y la corola está formada por 4 o 5 pétalos dentados. Posee entre 8 y 10 estambres con los filamentos libres y dispuestos sobre un disco. El ovario se sitúa por encima del resto de las piezas de la flor, está formado por 4 a 5 carpelos soldados y 4 o 5 cavidades.

El fruto es una cápsula que contiene numerosas semillas negras. Tiene una cubierta gruesa, algo carnosa, y el interior provisto de una serie de membranas que separan diversas cavidades con numerosos pelos engrosados rellenos de jugo. Estos frutos reciben el nombre de hesperidio.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.