La Cilla en Fuerteventura

Las Cillas en Fuerteventura.

La Cilla de La Oliva - Museo del Grano

La Cilla de La Oliva – Museo del Grano

 

Se llaman cillas a las edificaciones en las que se almacenaban las cosechas de la iglesia y el grano recogido, por los agricultores, en concepto de diezmos, que eran las rentas que el obispado canariense recibía de la isla majorera. Los diezmos se correspondían con el diez por ciento de toda la cosecha recogida, y se pagaban en especie y sin descuento en la misma era o en los linderos de las propiedades. Hay referencias a estas cillas en los antiguos protocolos de Fuerteventura (siglo XVI), donde se habla de la recogida del diezmo de trigo, cebada y centeno de la parte de Guize y de la parte de Ayoze para ponerlo en las cillas necesarias.

El encargado de recoger el diezmo era el cogedor y, junto con sus ayudantes, recorría las tierras que le correspondían acompañado de sus bestias de carga, normalmente camellos y burros, que llevaban las sacas para el transporte del cereal. Los cogedores también eran los responsables de custodiar el cereal almacenado y de conducirlo a los lugares que les ordenasen y a los puertos de embarque. El transporte del cereal era abonado al cogedor normalmente en grano. Los cogedores eran nombrados por los hacedores, que eran los responsables de poner en marcha y vigilar la percepción de los diezmos.

Las cillas estaban especialmente acondicionadas para el almacenamiento de los granos, teniendo en cuenta, tanto mantener el cereal alejado de la humedad del terreno como su ventilación, para de esta forma conservar el grano en buen estado el máximo tiempo posible.

En Fuerteventura existieron varias cillas que se localizaron en Tetir (Vega de Abajo), Tiscamanita, Tindaya y La Oliva.
Actualmente la única que se conserva en buen estado es la cilla de La Oliva (que desde 1997 alberga el Museo del Grano), que se ubica dentro del casco urbano del pueblo de La Oliva, a la izquierda de la carretera que se dirige hacia Los Lajares, y que se construyó a principios del siglo XIX.  El principal contribuyente de La Cilla de La Oliva  fue el Coronel de Fuerteventura, poseedor de grandes extensiones de terreno cultivadas de cereales.
La Casa de La Cilla está formada por dos cuerpos: la cilla con forma rectangular que tiene una cubierta de tejas a dos aguas y, otro cuerpo, que probablemente  fuera la vivienda del tazmiero, en forma de L con cubierta plana de torta.

El tazmiero elaboraba el llamado “libro de tazmía”, en el que se reflejaban el nombre e importe del diezmo de cada uno de los labradores.
Con las tazmías se podía calcular la producción de cereal aproximada de la isla, esto servía para hacer las previsiones del grano que había en Fuerteventura y permitir o prohibir su embarque hacia otras islas. En los acuerdos del cabildo hay referencias a las tazmías en numerosas ocasiones.

La Cilla de La Oliva - Museo del Grano

La Cilla de La Oliva – Museo del Grano

En este legajo se advierte que ante la escasez de grano no salga cereal de Fuerteventura:

160 Legajo 5, f. 20, Fecha, no consta. Villa de Betancuria. A. Mayor, Pedro de Vetancurt. Regidores, Sebastián Trujillo, Diego Cabrera, Juan Mateo, Francisco Pérez y Miguel Cabrera. Escribano, Llarena.

Por la tazmía hecha se deduce hay en la isla 2.648 fanegas de trigo y 4.615 de cebada, estando muchas familias sin granos; Aunque, por la tazmía hecha por las cillas del Diezmo se sabe hubo 34.000 fanegas de cosecha, mucha parte se ha gastado desde que empezó a granar por la necesidad que había. Como por no haber habido invierno se despoblará la isla si se embarcan granos, acuerdan dar cuenta al Capitán General, suplicándole no dé licencias, pues hay interesados que con informes siniestros se presentan a él (para obtenerlas).

En otras ocasiones el grano se sacaba de la cilla por el peligro de que el gorgojo lo comiese.

Legajo 6, f. 40, 27 mayo 1701. Villa de Betancuria. A. Mayor, Cubas. Regidores, Julián Cabrera, Ginés Cabrera, Felipe Mateo, Lorenzo Mateo, Martínez Goias, Andrés de León y Manuel Gerónimo. Escribano, Morales.

Visto que los granos eclesiásticos que se compraron con dinero del Pósito, que serían unas 500 fanegas de trigo y otras tantas de cebada, están en las cillas o fuera de pajeros, donde no se pueden conservar, pues las cillas han de desocuparse para echar en ellas los granos nuevos, acordaron se entreguen 200 fanegas a los vecinos para su abasto, quienes las devolverán luego del nuevo para lo que hiciere falta, sobre todo por si no queda para sembrar, y el resto se dé a las panaderas para amasar para el abasto. La cebada se pondrá de manifiesto para que quien la quiera la pueda comprar al costo de 9 reales fanega.

También se da licencia para embarcar el grano sobrante hacia otras islas.

Legajo 6, f. 172, 8 Diciembre 1715. Villa de Betancuria.
A. Mayor, Juan Mateo Cayetano. Regidores, Ginés Cabrera, Baltasar Mateo, Andrés Suárez, Enrique de Morales, Blas Soto, Joseph Soto y Manuel Cabrera. Escribano, Cabrera. Personero, Nicolás Pérez.

Vistas Provisiones de la Audiencia para extraer granos, dadas a favor de Marcos de Mirabal, Benito Díaz, Pascual Ferera, Nicolás de Espinosa, Agustín de Aguiar, Andrés Siverio, Pedro Antonio de Torres, Manuel Hernández Ramírez, Pedro Murt y el Comisario de los Santos Lugares de Jerusalem, que se han presentado a Cabildo, acordaron obedecerlas y por constar de la tazmía hecha tener la isla bastantes granos, se les dará licencia para sacarlos en los barcos del comercio de estas islas que al presente se hallan en ésta. Y asimismo se despachen licencias.

Si queremos adentrarnos en la historia agrícola de la maxorata, que estuvo basada durante siglos en la producción de secano, celeares como cebada, trigo y centeno, fundamentalmente, es conveniente visitar el Museo del Grano de La Oliva. En este museo se exponen aperos de labranza y otros útiles junto con paneles informativos que nos ayudarán a comprender mejor la importancia del cereal en Fuerteventura.

La visita al Museo del Grano está dentro de la Ruta de los Coroneles, ruta que comprende la visita a La Casa de la Cilla, Iglesia de La CandelariaCasa de los Coroneles, Centro de Arte Canario Casa Mané y Casa del Coronel. Los viernes  puedes disfrutar de la versión teatralizada en 4 idiomas: ,inglés, francés, alemán y español, a las 10:30h.

Museo del Grano
Dirección: C/ La Orilla, s/n
Horario: martes a sábados de 10 a 15 horas.
Cerrado domingo, lunes y festivos.
Para horarios especiales, contactar previamente
Contacto: 928 868 729. Email: info@raizdelpueblo.org
Web: www.raizdelpueblo.org

Tarifas:
General 1, 50€
Grupos  1,10€ (mínimo 10 personas)
Residentes en la isla: 0,75€
Grupo autorizado 0,75€. Grupos especiales, contactar previamente
Menores de 12 años, entrada gratuita

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.