IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

La iglesia de Santa Maria de Betancuria  se encuentra en el centro del Casco Histórico de la Villa de Betancuria.

A comienzos del siglo XV los conquistadores levantaron un sencillo oratorio donde poder cumplir con los preceptos religiosos; esta primera capilla fue sustituida hacia el año 1410 por el nuevo templo, mandado a construir por el conquistador Jean de Bethencorurt, encargándose de las obras Jean le Maçon. Esta iglesia se edificó siguiendo las pautas del estilo gótico francés del siglo XV. En el año 1593 fue destruida por los piratas berberiscos, capitaneados por el arráez Xabán, que arrasaron la villa.

Las obras de reconstrucción del templo se iniciaron en el siglo XVI, y no finalizaran hasta la última década del XVII, como se refleja en la inscripción de la torre que dice: “Esta obra/ se iso / año de 91 siendo/ mayordomo de / Fabrica el capitan/ Ruis la iso/ el maestro Parraga”. El resultado de estas obras es la iglesia que hoy podemos contemplar, en la que se aprecian elementos góticos, mudéjares, renacentistas y barrocos.

DESCRIPCIÓN
Es un edificio de tres naves con el presbiterio y capillas cabeceras de las naves laterales situadas en el mismo plano. La torre de planta cuadrada se adosa al muro de la epístola por los pies del templo; hacia la mitad de este lado se abre la portada principal, realizada en cantería clara labrada en arco de medio punto, con frontón partido y decoración con motivos vegetales que salen de jarrones y recorre las jambas de la puerta.

En ambos muros laterales se abren ventanas en arco de medio punto de cantería clara. En el muro de la epístola, a la altura del arco que separa la nave de la capilla y del muro del testero, sobresalen dos contrafuertes.

La sacristía
se adosa al muro de la nave del evangelio por la parte de la cabecera y un contrafuerte que sobresale a la altura del arco toral. Tanto en la torre como en el testero de la nave de la derecha se abren ventanas con arcos mixtilineos y conopiales. Las esquinas de la torre e iglesia están trabajadas con sillares de cantería.

INTERIOR
La iglesia se cubre con armaduras mudéjares en artesa y ochavadas, destacando la cubierta de la sacristía, a la que se accede a través de una puerta abierta en el lateral izquierdo de la capilla mayor; el artesonado de este recinto es una estructura mudéjar, dividida en casetones con decoración renacentista a base de rosetones y vegetación, dorado y policromado.
La primera planta de la torre campanario esta cubierta por una bóveda esférica de ocho gallones, cuyos nervios descansan sobre ménsulas semicónocas. La división interior del templo está realizada mediante arcos de medio punto, apoyados sobre columnas toscanas, y el arco toral de la capilla mayor es apuntado.

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

En el interior del templo destaca:

Coro:
Se sitúa a los pies de la nave mayor, está realizado en madera,  tallada y policromada. En la parte baja se encuentra la sillería. Cuenta con una parte superior abalaustrada, con una especie de tribuna central decorada los casetones con pinturas.

Pavimento:
El suelo de la iglesia se cubre con losas de cantería con intersecciones de listones de madera entre las losas.
Púlpito:
Realizado en madera, con casetones en los que se representan los símbolos de la Eucaristía y los Apóstoles.
Retablo Mayor:
Fue realizado entre los años 1684 y 1718 por el maestro Francisco  Hernández y dorado en 1718; es de estilo barroco, de madera, espléndidamente decorado y policromado con motivos vegetales.
Cuenta con un cuerpo central divido en tres calles separadas por columnas pareadas; en ellas se abren hornacinas donde se acogen imágenes; en la de la izquierda San Pedro, de madera tallada y policromada, de bulto redondo, del siglo XVIII; a la derecha San Antonio de Padua, tallada en madera, en bulto redondo y policromada; y en la hornacina central, de mayor tamaño, la
escultura de Ntra. Sra. de la Concepción, de madera tallada y policromada.
En la predela se representan pinturas con los bustos de los Apóstoles y Padres de la Iglesia y en el banco, a ambos lados de la mesa del retablo, existen dos pinturas de paisaje.

En el ático se encuentra, en la parte central, un Crucificado de bulto redondo, tallado en madera y policromado, flanqueado a ambos lados por una decoración de volutas con frutas y rocalla.

Retablo de San Buenaventura:
Está situado en la cabecera de la nave de la epístola; es de  mampostería policromada. Se abre en su parte central un nicho cuadrado donde se acoge al santo, patrono de la Isla.
La decoración es a base de policromías que imitan columnas, frisos, un frontón que remata el retablo, guirnaldas, etc., sobre fondo blanco, donde destacan los tonos azules, rojos y amarillos imitando un marmoleado. La imagen de San Buenaventura es una escultura de candelero, portando en la mano derecha el báculo o bastón.

Retablo de Cristo Atado a la Columna:
Es de mampostería, de un cuerpo dividido en tres calles separadas por columnas. En cada calle se abre una hornacina que acoge sendas imágenes. El ático está flanqueado por pináculos. Todo el conjunto está policromado en tonos azules, rosas y amarillos sobre fondo blanco con motivos geométricos y vegetales. En la hornacina izquierda está la escultura de San Francisco, de bulto redondo, realizada en yeso, ataviado con el hábito de la orden ceñido
con el cordón, porta el Crucifijo y lleva impresas las llagas en sus manos.

En la hornacina derecha se sitúa la imagen de San Juan Bautista, del siglo XVIII, de bulto redondo, tallada en madera, policromada y dorada. Está colocado sobre peana, ataviado con túnica corta y lleva en su mano izquierda el libro y el Cordero Divino.
En la hornacina central se encuentra la imagen de Cristo atado a la Columna de finales del siglo XVII. Representa el escarnio de Cristo, maniatado, con el cuerpo surcado de llagas y sangre. La escultura es de bulto redondo, en madera tallada y policromada, con actitud serena y tranquila.

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

IGLESIA DE SANTA MARÍA DE BETANCURIA

Retablo del Sagrado corazón de Jesús:
Es de mampostería, situado en el muro de la epístola, está policromado con motivos geométricos y vegetales en tonos rojos, azules, verdes y amarillos sobre fondo blanco, con una hornacina central donde se acoge la imagen de bulto redondo del sagrado corazón de Jesús.

Retablo de Ánimas:
Es de mampostería, situado a los pies de la nave de la epístola. En la parte superior se encuentra el cuadro de las Santísimas Ánimas, realizado al óleo sobre lienzo y contando con un marco de madera, característico de este tipo de cuadros, pintado de negro y decoración vegetal en dorado. El cuadro es del siglo XVIII. En él se observan, dispuestas en plano horizontal, el infierno en la parte inferior, representado por un monstruo con los condenados en su boca;
el purgatorio donde están los condenados rodeados de Santos, destacando Santo Domingo, San Francisco, San Lorenzo, San Pedro, etc.; San Miguel Arcángel está en el plano central, portando la balanza para pesar las almas, y rodeado de una corte de santos situados a ambos lados; la Gloria, en la parte superior, está representada por la Santísima Trinidad.
El cuerpo inferior del retablo se divide en tres calles separadas por pilastras, decoradas las laterales con relieves y policromía. En la parte central se abre una hornacina donde se acoge la imagen del Señor del Gran Poder o de La Humildad y Paciencia, del siglo XVIII, de bulto redondo, donde Jesús aparece sentado y en actitud
pensativa.

Retablo de Ntra. Sra. del Carmen:
Localizado en el muro del evangelio, es de mampostería, con hornacina central flanqueada por pilastras y ático recortado en curvas y contracurvas; está policromado con motivos geométricos sobre fondo blanco, donde predominan los tonos rojos, azules y amarillos.
La imagen de Ntra. Sra. del Carmen es de candelero, con pelo natural, la Virgen sostiene el escapulario en la mano izquierda y en la derecha el Niño, que sostiene en una mano el escapulario y en la otra la esfera terrestre.

Retablo de San Diego:
Situado próximo a los pies de la nave del evangelio; es de mampostería, con un cuerpo central con tres calles separadas por
columnas, en las que se abren hornacinas y en la parte superior se encuentra el ático, de gran desarrollo. La policromía es en tonos
azules, amarillos y rojos sobre fondo blanco.

En cada hornacina se acoge una imagen, a la izquierda Santa Clara de Asís, ataviada con el hábito pardo con cordón de la orden y llevando el copón con el santísimo Sacramento.
En la hornacina derecha se encuentra una imagen de bulto redondo de Santa Catalina, realizada hacia 1716, tallada en madera y policromada, con un libro en la mano derecha, símbolo de su sabiduría. En la hornacina central se sitúa San Diego, es de bulto redondo, ataviado con el hábito de los legos de la orden franciscana y abrazado a la Cruz.

Retablo de La Inmaculada:
Es de estilo barroco, situado en la cabecera de la nave del evangelio, realizado en cantería, policromado y dorado. Cuenta con una hornacina central donde se acoge la imagen de la Inmaculada Concepción, de bulto redondo, en madera policromada y estofada.
En una pequeña hornacina que se abre en el entablamento superior, que separa el cuerpo del retablo del ático, se encuentra una pequeña talla de madera policromada de San Sebastián.

Imágenes Escultóricas:
En esta iglesia, además de las imágenes que se veneran en los distintos retablos, existen otras, destacando:
Ntra. Sra. de los Dolores.
Escultura de candelero, de madera tallada y policromada. La Virgen aparece enlutada, con las manos cruzadas sobre el pecho, rostro de gran tristeza y rasgos barrocos. Está colocada en un trono  en el lado izquierdo de la iglesia.
Cristo Predicador.
Imagen de candelero, con vestido morado y manos extendidas. Está situado en una dependencia ubicada en la parte trasera del lado derecho del templo.
Virgen del Rosario.
Imagen de candelero, tallada en madera, policromada y pelo natural, portando el rosario. Está situada en la misma dependencia que la anterior.
Nazareno.
También es de candelero, de traza barroca, de madera tallada y policromada y pelo natural, portando una gran cruz. La imagen está situada en una pequeña habitación que se encuentra a la derecha de la Capilla Mayor.

Fuente: Ayuntamiento de Betancuria

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: GR-131 - Etapa 5 - Betancuria - Pájara