Escultura jareando pescado

Fuerteventura es un crisol de cultura y tradiciones arraigadas en su paisaje y su gente. Entre las múltiples expresiones artísticas que se encuentran dispersas por las calles de Corralejo, una escultura en particular captura la esencia de la vida costera de manera sobria. Esta obra es un homenaje a las labores cotidianas que las majoreras hacían antaño. Se trata de la escultura de jareando pescado, una obra de Antonio Sánchez Castelló que se erige en la calle la Iglesia de Corralejo, frente a la antigua casa de la partera María Santana Figueroa.

La obra, realizada en piedra y con una altura que supera los dos metros, representa a una mujer dedicada a la labor del jareado, un proceso esencial en la tradición pesquera de Fuerteventura. Ataviada con el traje típico de las mujeres costeras, la escultura evoca la sencillez y la autenticidad de la vida en la costa. Su vestimenta, un modesto traje largo de manga larga, refleja la conexión íntima entre el trabajo y la tierra, mientras que su gorro con sus aleros calados, es un símbolo de protección contra los vientos alisios que caracterizan nuestra isla.

Pero, ¿qué son las jareas?

 Este proceso ancestral, representado en la escultura, consiste en secar al sol pequeños pescados como las salemas, viejas o samas, previamente abiertos y salados con agua de mar. Estos pescados son luego atados o tendidos en cuerdas, formando una especie de colgantes que se dejan orear lentamente hasta alcanzar la textura y el sabor deseados. Es un ritual que encierra siglos de conocimiento transmitido de generación en generación, y que se ha convertido en una parte integral de la identidad culinaria y cultural de Fuerteventura.

Antonio Sánchez Castelló – autor de la obra

Antonio Sánchez Castelló, es el artista detrás de esta obra, es conocido por su habilidad para capturar la esencia de la vida canaria en sus creaciones. Recordemos que cuenta con otra escultura frente a la playa del Muellito viejo 

Nacido en 1978, Sánchez se graduó en la escuela de cerámica de Madrid antes de establecerse en Canarias en 1985. Desde entonces, ha producido una amplia gama de obras, desde esculturas de bronce de gran formato hasta murales de cerámica y esculturas en piedra volcánica, todas marcadas por su atención al detalle y su compromiso con la autenticidad.

La Fábrica de Cerámica Nopal®, fundada por Sánchez en La Oliva, es un centro de referencia para el arte y la artesanía en Fuerteventura. Cada pieza que sale de sus talleres lleva consigo un certificado de autenticidad y calidad, garantizando no solo la procedencia de los materiales utilizados, sino también el cuidado y la dedicación con los que han sido elaborados. Es esta pasión por la tradición y la artesanía lo que hace que las obras de Sánchez trasciendan el mero objeto artístico para convertirse en verdaderos testigos de la historia y la cultura de la isla.

La escultura de Jareando Pescado es, en última instancia, un tributo a la vida cotidiana de los pescadores de Fuerteventura y a la rica tradición que han heredado. A través de la mirada impertérrita de la mujer representada en la obra, podemos vislumbrar la resiliencia y la determinación que han caracterizado a las comunidades costeras de la isla a lo largo de los siglos. Es un recordatorio de que, incluso en un mundo cada vez más globalizado, las raíces culturales y el patrimonio local siguen siendo fundamentales para la identidad y la cohesión de las comunidades.

Al encontrarse con obras como esta, uno no puede evitar sentirse transportado a un mundo donde el tiempo se mueve al ritmo de las mareas y donde la conexión con la tierra y el mar es inseparable de la vida misma. En un momento en el que la rapidez y la eficiencia a menudo parecen primar sobre la autenticidad y la tradición, estas obras de arte nos recuerdan la importancia de preservar y honrar nuestras raíces, así como el legado de aquellos que vinieron antes que nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *