Escultura Cactus – Puerto del Rosario

En la Avenida Marítima de Puerto del Rosario, se alzan numerosas esculturas que dotan de vida y expresión al paisaje. Hoy nos detenemos ante una obra de Xavier González, un artista cuya destreza se refleja en su creación. Esta escultura, titulada “Cactus” según su creador, se erige como una sinfonía de láminas de acero inoxidable soldadas, alcanzando una imponente altura de aproximadamente 4 metros.

Xavier González, influido por las corrientes orgánicas y abstractas contemporáneas, nos sumerge en un viaje visual que captura la esencia única de Fuerteventura. A través de curvas que se despliegan en formas de “C”, González logra no solo evocar la luminosidad y claridad características de la isla, sino también plasmar la aridez de su paisaje majorero. Su obra se convierte así en un testimonio escultural que fusiona lo orgánico y lo abstracto en una amalgama de expresión artística.

Al explorar las “formas orgánicas y abstractas” presentes en la escultura de Xavier González, nos sumergimos en un diálogo visual entre el artista y el entorno que lo inspira. En el vasto campo del arte contemporáneo canario, donde Martín Chirino destaca como máximo exponente, González emerge como un creador que fusiona el arte con la naturaleza, reinterpretando las formas que lo rodean de manera única.

Las formas orgánicas, inspiradas en la naturaleza y la vitalidad de los seres vivos, se manifiestan en las curvas suaves y líneas fluidas que caracterizan la obra de González. Este juego refleja la variabilidad y la irregularidad inherentes a la vida, brindando a la escultura una sensación de dinamismo.

Por otro lado, las formas abstractas en la obra de Xavier González implican la simplificación y reducción de elementos visuales a sus esencias fundamentales. Lejos de replicar fielmente la realidad, González utiliza el acero como medio para transmitir emociones, conceptos e ideas. Sus estructuras, aunque inspiradas en la naturaleza, se distancian de la representación realista, invitando al espectador a interpretarlas de diversas maneras.

En este contexto, las esculturas de González se revelan como una exploración única de movimientos, energía y vida, sin caer en la imitación directa de la apariencia de seres vivos o elementos naturales. La abstracción y reinterpretación de formas y patrones en su trabajo permiten a González no solo expresar su visión personal, sino también establecer una conexión profunda con el mundo que lo rodea.

¿Quién es Xavier Gonzalez? artista de la obra

El Viaje Creativo desde la Orfebrería hasta la Creación Contemporánea

Xavier Gonzalez, nacido en 1964 en Tarrassa, España, es un artista cuyo viaje creativo ha llevado su obra desde los talleres de orfebrería hasta convertirse en un destacado escultor contemporáneo. A los 14 años, dejó la escuela para sumergirse en el aprendizaje del oficio de joyero, marcando así el inicio de su travesía artística.

Entre 1982 y 1985, Xavier González se rodeó de artistas contemporáneos como Roc Alabert y Octavi Intente, convirtiéndose en asistente de Lluis Jove. En 1985, su transición de artesano a artista quedó patente al participar en la 1ª Bienal de Jóvenes Creadores de Europa Mediterránea en Barcelona. Desde entonces, su presencia se hizo sentir en diversas manifestaciones, instalaciones y performances, como en el AFTER-TEXTIL y POMADA en Tarrassa.

En 1986, González se trasladó a Francia, donde ingresó en la École des Beaux-Arts de Caen. Allí, tuvo encuentros trascendentales con artistas como Joel Hubaut y Daniel Ponterau, consolidando su identidad como escultor plástico profesional a partir de 1991. Durante este tiempo, participó activamente en la escena artística francesa, colaborando con la galería GALEA en Caen y exhibiendo su trabajo en salones renombrados como Comparaisons y Grand et Jeunes d’aujourd’hui en el Grand Palais, así como en el Salón de Montrouge.

El año 1994 marcó un giro introspectivo en la carrera de González, donde comenzó a reflexionar sobre la relación entre la percepción y la idea, entre el lenguaje y otros medios de representación. En 1995, sus obras evolucionaron con la incorporación de ruedas de bronce, haciendo alusión a la decadencia industrial y desencadenando una serie de exposiciones en Luxemburgo, el Centro de Arte Contemporáneo de Briançon y la Red de Galerías de Basse-Normandie.

En un acto de alquimia creativa, González exploró nuevos materiales, inspirándose en la piedra y los líquenes. Este enfoque culminó en la creación de tres nuevas piezas para el Forum des Arts Contemporains de Saint-Lô. La región de “Las Terras da Raia Perdida” en Portugal dejó una huella indeleble en su obra, utilizando los materiales del lugar, como granito y corcho, en combinación con acero y bronce. Su exposición en el Centro Cultural Raiano en 2001 llevó el nombre de “ESTRUCTURAS PARASITAS”, marcando un hito significativo en su carrera.

Más allá de su participación en numerosos simposios y eventos, como Cerisy-la-Forêt y el Manoir du Tourp, Xavier González ha consolidado su compromiso con el arte contemporáneo a través de su proyecto más reciente: “L’USINE UTOPIK”. Este centro de creación contemporánea no solo sirve como espacio de exhibición, sino también como residencia para artistas diversos y exigentes, consolidándose como un Relais Culturel Régional de importancia. González continúa su viaje creativo, profundizando en la visión artística que inició en Portugal y contribuyendo significativamente al panorama cultural contemporáneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *