El Guirre

El Guirre  (Neophron percnopterus)

El Guirre o Alimoche (Neophron percnopterus)

El Guirre o Alimoche (Neophron percnopterus)

El guirre es sin duda el ave más emblemática de Fuerteventura.  A  su belleza hay que sumar que es  una especie beneficiosa para el hombre. Unica rapaz carroñera de Canarias, limpia el campo de animales muertos, evitando así la propagación de enfermedades. En Fuerteventura tiene además una gran importancia cultural. Muchas leyendas sobre este pequeño buitre, transmitidas por la tradición oral desde hace siglos, evidencian la consideración de ave sagrada que, sin duda, tuvo entre “los majos” antes de la llegada de los primeros europeos a estas tierras. Una de ellas, relacionada con el mito del Ave Fénix, asegura que cuando sienten la muerte, vuelan hacia el cielo y se desvanecen en el aire.

El guirre ha sido también considerado como un ave de buena fortuna, en los papeles de la inquisición de 1623, aparece como una de las evidencias que Maria Peres Amaral aporta en el juicio realizado a un hombre llamado el Gitano, que convenció a María Albertos a quitarse la ropa y sumergirse en el mar cinco veces… dicho Gitano le dijo que había visto en una peña cercana al mar un guirre blanco

Maria Albertos le pregunto al Gitano : ” Pues que significa esta ave que vimos sobre una peña en el mar,” le respondio el dicho Jitano : ” Aquel ave dise tendra V. Md. buena fortuna y muchos bienes, y la dicha Maria Albertos le dio de premio sien reales.

Este ave está a punto de desaparecer del Archipiélago. Extinguido en los años 80 de Gran Canaria y Tenerife, en Lanzarote su número es cada vez más escaso. Sólo Fuerteventura se mantiene como su último reducto.

El campo canario ha sufrido una profunda transformación. Herbicídas y pesticidas pueden llegar a ser auténticos venenos para la fauna salvaje. La actividad ganadera se ha ido abandonando y los rebaños están cada vez más estabulados. Ya no se dejan animales muertos en el campo, la fuente principal de alimentación del Guirre. El aumento de los centros urbanos y turísticos, nuevas carreteras, apertura de pistas, canteras y vertederos están destruyendo o alterando su hábitat. Y los vehículos “todoterreno” están acabando con la tranquilidad de muchos lugares donde antes criaban.

La Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente del Cabildo Insular de Fuerteventura puso en marcha en 1999 un Plan de Acción para evitar que el Guirre desaparezca de la isla y, con ello, de Canarias. Este proyecto se vertebra en dos líneas muy relacionadas entre sí, la de conservación y la de investigación.

Ejemplar de guirre joven

Ejemplar de guirre joven

El Guirre es un ave de gran tamaño, con casi 1,65 metros de envergadura, una altura de 70 centímetros y dos kilos de peso. Está especializada en comer todo tipo de carroñas, desde insectos, basuras y excrementos, hasta cabras muertas.

La silueta del adulto resulta inconfundible, blanca con una amplia banda negra en las alas, la cara amarilla y la cabeza es puntiaguda. El pico es largo y corvo de color negro, que usa para despedazar sus presas. En la parte trasera de la cabeza tiene una especie de “plumacho”. Las alas son puntiagudas y sus extremos son negros. La cola es blanca en forma de cuña. Las patas son desnudas y de color gris, aunque también las tienen amarillo carne, con uñas negras y débiles. La hembra es algo mayor que el macho.

En los jóvenes el color base es oscuro, y tardan de 5 a 6 años en llegar a adquirir su completo plumaje de adulto. El plumaje adulto se presenta por lo general  de un blanco sucio.

Esta ave es básicamente miradora. Fuerteventura es uno de los pocos lugares del mundo donde su población es sedentaria. Sin embargo, en invierno pueden llegar a la isla ejemplares africanos o europeos, atraídos por su abundante cabaña ganadera. En esta época gustan de dormir juntos en zonas tranquilas, normalmente en torretas de la luz. Pero a partir de enero comienzan a ocupar sus territorios de cría, haciéndose un pájaro solitario.

Suele poner dos huevos en abril, incubados por la pareja durante 42 días. Normalmente sólo sobrevive uno de los pollos, el primero en nacer, que vuela 75 días después, hacia mediados de julio. Tras un corto período de aprendizaje, los jóvenes se independizan por completo de sus padres.

El nombre de guirre se ha considerado tradicionalmente como una voz insular antigua. 

Una de las direcciones sobre el origen etimológico de este zoónimo de Guirre, apunta según M. Alvar en su estudio del español de Tenerife, como un claro componente onomatopéyico y se encuentra emparentada con las palabras guirle, guirre y guirri(o) recogidas por Lamano en el habla salmantina, y con guirri (y su plural guirres) registrada por Gregorio Salvador en la zona de Andiñuela (León) y utilizadas todas ellas como denominación del vencejo.

La Voz de Guirre la registra ya Abreu Galindo en el siglo XVI referiéndose a Fuerteventura.

Cógese en esta isla mucha orchilla, más que en todas las demás islas. Hay en ella más de cuatro mil camellos, y grandísimo número de asnos salvajes. El año de 1591 se mandó hacer una mortería, por el mucho daño que hacían en la tierra, con muchos lebreles, y con mucha gente de a caballo, y la tierra apellidada; y mataron más de mil y quinientos asnos, que fueron manjar de cuervos y guirres, de que hay mucha abundancia en estas islas.

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.