El Camello Majorero

Los Camellos Canarios.

camello majorero

camello majorero

 

Los camellos canarios provienen históricamente del continente africano, de donde llegaron a partir del año 1405, con un origen genético común al que existe en Tinduf (Argelia).

Los duros trabajos del campo majorero llevaron a los señores de la isla a buscar numerosa mano de obra que además, fuese barata. La solución la encontraron en África. Los señores de la isla realizaron varias cabalgadas en el Sáhara, donde además de capturar esclavos, conseguían dromedarios.  Los camellos eran atados a las embarcaciones gracias a que pueden flotar y cerrar sus fosas nasales, con lo cual no se ahogaban.

El camello majorero es en realidad un dromedario porque tiene una sola joroba, pero desde que llegaron los primeros ejemplares en el siglo XV se le ha llamado camellos.

Los camellos majoreros se utilizaron, fundamentalmente, para el trabajo desde su llegada a Fuerteventura, esto ha hecho que se modifique su fisonomía, su fuerza y su musculación, transformándose en animales más fuertes y corpulentos capaces de realizar los duros trabajos del campo majorero. Además de realizar las tareas del campo como el arado, servían de medio de transporte no solo de personas, sino también para  cargar y trasladar legumbres, alfalfa y tomate entre otras cosas. También se usaban para cargar mercancías en los puertos y en las canteras. Las familias más modestas consumían carne de camello por ser esta carne la más barata.

camello majorero

camello majorero

En los acuerdos del Cabildo de Fuerteventura queda reflejada la importancia de los camellos como animales de transporte en la isla, así podemos encontrar que en 1608, y dado el peligro de los camellos sueltos en las calles de Betancuria por la agresividad que muestran, se obliga a los que traen a la Villa camellos de transporte y acarreo a que una vez descargados los saquen de inmediato. En 1617 se obliga a carreteros y camelleros que traigan campanillas en carretas y camellos, para avisar a los niños que andan por las calles, bajo multa de 4 ducados y 10 días de prisión.

Para los majoreros, el camello fue un animal muy común y presente en su vida cotidiana. El ingeniero militar italiano Leonardo Torriani sobre 1590, escribió que en Fuerteventura había aproximadamente unos 4.000 camellos.

Su impacto no se refleja exclusivamente en la agricultura y la economía majorera, sino que además contribuyen al desarrollo de la vegetación y de los paisajes tradicionales, porque el camello no arranca los brotes, como lo hacen las cabras, sino que poda las plantas.

Actualmente los camellos aun permanecen en Fuerteventura aunque, salvo algunas excepciones, no se utilizan como fuerza de trabajo ni medio de transporte y solo están dedicados a pasear turistas.

El camello se mezcló durante siglos con otros dromedarios que llegaban procedentes de África, pero desde hace unas tres décadas el camello canario ha permanecido aislado y sin mezcla, ya que por motivos sanitarios la exportación de dromedarios africanos está prohibida. Esto ha llevado a realizar un reconocimiento de esta población autóctona en la Comunidad Autónoma de Canarias, que se concretó en el mes de marzo del año 2011, cuando la Comisión Nacional de Coordinación para la Conservación, Mejora y Fomento de Razas Ganaderas reconoció la raza con el nombre más genérico de camello canario, y la incluyó en el catálogo oficial de razas de España.

 

tiendaonline-002

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.