• Alquiler de coche en el Aeropuerto de Fuerteventura

CASA DE FRAY ANDRESITO

Casa natal de Fray Andresito

Casa de Fray Andresito

Casa de Fray Andresito

 

La Casa de Fray Andresito se encuentra en el pueblo de La Ampuyenta, Municipio de Puerto del Rosario, cerca de la iglesia de San Pedro de Alcántara y al detrás de la casa del Doctor Mena.  Esta casa es un pequeño y  sencillo santuario como homenaje al fraile franciscano Andrés Filomeno García Acosta.

Tanto la edificación como el terreno que la rodea formaron parte en el pasado de una finca mayor, conocida como el “sitio de María García y cercadito de la cuesta”. Esta denominación alude al nombre de una de sus propietarias, María García, que es, con toda probabilidad, María Felipa García Acosta, hermana de Andrés García Acosta, cuyo segundo nombre, si bien aparece en el registro de su bautismo, no consta en el resto de los documentos y registros públicos en que intervino a lo largo de su vida, como el acta de su matrimonio, las partidas de nacimiento de sus hijos y las escrituras de venta de sus bienes, donde siempre se le denomina María García.

Posiblemente la casa fue habitada por Andrés García hasta su partida a América en 1833, posteriormente fue ocupada por su hermano Eugenio, pues en la carta que Andrés García recibió en América en 1835, su padrastro le informa de que “tu hermano Eugenio vive en las casas vuestras …”; y tras ser abandonada por Eugenio y su familia, que, como ya hemos expuesto, creemos que emigraron a América hacia el año 1838, pudo ser ocupada por la familia de María García, con cuyo nombre se conocía el sitio en el que estaba emplazada la casa hasta que fue donada al Cabildo de la isla.

La casa fue visitada por el Obispo D. Miguel Serra y Lucarrats el 14 de diciembre de 1925, durante su visita pastoral a la isla, acompañado por varios miembros del clero, las autoridades civiles y numerosos vecinos de La Ampuyenta. En aquel momento tanto la edificación como la finca que la rodeaba pertenecían a D. Francisco Medina Berriel, Presidente del Cabildo de la isla, que acompañaba al Obispo en su visita. El Prelado manifestó entonces su

“… deseo más interesado de que esta casita se conserve siempre en el mismo estado de ornamentación en que hoy se encuentra, ya que cualquier adorno que se le ponga con ánimo de embellecerla, la haría perder su propio carácter. A su alrededor, pero sin tocarla a ella, puede su dueño construir lo que quiera, aunque le agradeceríamos que todo estuviera inspirado en los sentimientos religiosos que esta propiedad hace sentir. Siempre alabaríamos el celo de este señor, si de esta manera quisiese conservar y enaltecer esta casita que debe ser mirada y tratada siempre con respeto y devoción”.

La sugerencia del Obispo fue tomada en consideración por el entonces Presidente del Cabildo y, años más tarde, segregó una parte de la finca en la que se encontraba la casa y la donó al Cabildo Insular, con el fin de que se restaurara y conservara. La escritura de donación fue suscrita por el matrimonio formado por D. Francisco Medina Berriel y Dña. Antigua Jordán Velásquez el 23 de diciembre de 1955, en la capital de la isla, ante D. Álvaro Sánchez Sánchez, notario de Arrecife (Lanzarote), que actuaba como sustituto de la notaría vacante de Puerto Cabras (hoy Puerto del Rosario). Intervinieron en la misma los mencionados donatarios y el entonces Presidente del Cabildo D. Roque Calero Fajardo, que actuaba facultado por un acuerdo del Pleno de la Corporación de fecha 28 de septiembre de 1955, que le autorizaba para “… el otorgamiento de la escritura notarial de donación graciosa que hacen a esta Corporación los esposos Don Francisco Medina Berriel y Doña María Antigua Jordán Velázquez, de la casa de Ampuyenta donde nació y vivió el Beato Fray Andrés García Acosta”.

CASA DE FRAY ANDRESITO

CASA DE FRAY ANDRESITO

La parcela donada incluía

“un hueco de casa con establo de animales contiguo, y terreno que la rodea sito en Ampuyenta, jurisdicción de Casillas del Ángel, hoy Puerto de Cabras. Tiene una superficie de cuatrocientos cincuenta metros cuadrados y su entrada por la serventía del Este, en un ancho de cuatro metros. Linda por sus cuatro puntos cardinales, con la finca de que procede”.

Esta parcela se segregaba de otra finca mayor, propiedad de los donantes, que habían adquirido por compra a D. Pedro Alonso García el 13 de noviembre de 1925; dicha finca matriz aparece descrita del siguiente modo:

“Un sitio denominado de María García y cercadito de la cuesta, con un hueco de casa y establo de animales contiguo. Mide cinco celemines y un cuartillo, o sesenta y una áreas, cincuenta centiáreas y cuatro mil veintinueve centímetros cuadrados. Linda: Norte, terrenos de Doña María de la Antigua Jordán Velázquez; Sur, terrenos de Doña Felipa Viñoly Cerpa y herederos de Don Santiago Rodríguez; Este, serventía pública y terrenos de Don Manuel Alfaro Rodríguez, hoy sus herederos; y Oeste, terrenos de Don Manuel Alfaro Rodríguez, hoy sus herederos”.

En el momento en el que se cedió al Cabildo la casa se encontraba bastante deteriorada, por lo que se procedió a su restauración, se edificó una pequeña dependencia adosada a su lado norte y se construyó el muro o barbacana que la rodea, con un portal de acceso que da a un camino público, denominado camino de La Oliva. Desde entonces se han llevado a cabo varios trabajos de restauración, mantenimiento y adecentamiento, tanto de la edificación como del entorno.

La casa, tal como ha llegado hasta nuestros días, resulta demasiado pequeña para una familia de seis o siete personas como era la de Andrés García. Sin duda, la vivienda había sido mayor en el pasado, pues en 1820 la familia declaraba tener una casa de cinco huecos, es decir, de cinco habitaciones, y cuando fue traspasada al Cabildo contaba, según la escritura de donación, con un establo que hoy no se conserva y con varios muros derruidos. Probablemente la casa estuvo abandonada durante años y se fue deteriorando y arruinando hasta sólo conservar en pie parte de la misma.

En la actualidad, y tras las restauraciones realizadas, se conservan dos habitaciones que poseen los rasgos propios de la arquitectura tradicional de la isla. La habitación de mayores dimensiones tiene forma rectangular con techumbre de mojinete (dos aguas), cubierta de torta y aletas de piedra blanca. El interior del techo está realizado con vigas de madera y cañas; los muros son de gran grosor y están fabricados con piedra, barro y cal; no tiene ventanas y cuenta con una sola puerta, de sencilla tablazón de madera, orientada al sur. Al lado norte de la citada habitación se adosa una dependencia de menor tamaño, de techo plano, construida asimismo con piedra. Toda la edificación está rodeada de una barbacana alta de piedra, albeada, con una portada de acceso en el lado este.

En el interior de la habitación mayor se encuentran una serie de paneles adosados a la pared, en los que se narra la biografía de Fray Andresito y varias imágenes del mismo, así como un parco mobiliario constituido por un banco y dos sencillas mesas, en las que numerosas personas depositan ofrendas y donativos; en una de las mesas también se encuentra un libro en el que los visitantes anotan mensajes. En la dependencia pequeña se depositan asimismo diversos donativos.

La casa es uno de los escenarios en los que cada año se celebra una fiesta en honor de Fray Andresito, coincidiendo con el 14 de enero, día de su muerte. Las celebraciones consisten fundamentalmente en diversos actos culturales y recreativos en el Centro Cultural del pueblo, la Eucaristía en la ermita de San Pedro de Alcántara y una procesión con la imagen de San Pedro hasta la Casa de Fray Andresito.

.

Si visitas la Ampuyenta no dejes de pasar por varios de los lugares emblemáticos de este tranquilo pueblo, como son:

La Casa de Fray Andresito

Municipio: Puerto del Rosario
Categoría: Sitio Histórico
Declaración: Decreto 52/2008, de 25 de marzo

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.