• Alquiler de coche en el Aeropuerto de Fuerteventura

Barranco de Tinojay, grabados rupestres naviformes

Barranco de Tinojay

 

Grabados rupestres en el Barranco de Tinojay

Grabados rupestres en el Barranco de Tinojay

El Barranco de Tinojay, situado en el término municipal de La Oliva, está formado por terrazas que descienden  suavemente hasta el mar. Se inicia con el nombre de Barranco de Vallebrón en la ladera N. E. de Montaña de La Muda, discurriendo por el Valle de Vallebrón hasta llegar a la altura del pueblo de La Caldereta. En este punto, situado al norte de La Calderetilla, se une al Barranco del Llano del Palo. Desde ahí hasta su desembocadura en Boca del Barranco de Tinojay o en Playa de los Valdivias, recibe el nombre de Barranco de Tinojay.

La continua ocupación humana de este espacio dedicada, probablemente, al cuidado de cabras y ovejas, hizo posible la observación directa de acontecimientos en el mar como las numerosas arribadas de barcos a la costa de la isla, cuyas imágenes quisieron perpetuar por medio de los grabados realizados en las rocas del Barranco de Tinojay. En la llanura abundaban pastos que proporcionaban el abastecimiento necesario para el mantenimiento de cabras y ovejas, fuente principal de alimento en la época aborigen. Los lugares permanentes de habitación de los antiguos aborígenes de Fuerteventura se encontraban en los fondos de los valles y barrancos.

El modelo de asentamiento más común en la isla corresponde al ubicado en las márgenes de los barrancos, cercanos a nacientes de agua, pastos o suelos fértiles, como ocurre en el Barranco de La Torre o en el Barranco del Cavadero.

Las paredes del Barranco están salpicadas por solapones y pequeñas cuevas como la denominada Cueva Encantada, en las que algunos autores han relacionado con lugares de enterramiento de los aborígenes de la isla. El investigador J.M. Amezcua (559; 1995) describe estas estructuras como un poblado que se compone de cabañas circulares, cuevas habitación como la “Cueva Encantada” y corrales para la estabulación del ganado.

En este barranco, según los investigadores, se localizan grabados rupestres, con motivos de juego, barquiformes y geométricos. Los grabados están realizados sobre bloques basálticos y rocas sueltas y se encuentran mayoritariamente en la margen izquierda del Barranco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El principal motivo grabado a lo largo del Barranco de Tinojay es la representación de barcos. Según J. M. Amezcua (561-568; 1995) en el Barranco de Tinojay están representadas naves procedentes de diversos pueblos de la antigüedad como pueden ser barcos egipcios, cretenses, griegos, fenicios, púnicos, galeras romanas, cocas nórdicas o mediterráneas, carabelas y carracas, galeones, jabeques berberiscos, balandras y faluchos. La extraordinaria singularidad de las naves, debido tanto a la cantidad como variedad de las características representadas, convierten a los grabados naviformes del Barranco de Tinojay, en un referente cultural para la historia de Canarias en general y de Fuerteventura en particular. En Tinojay se pueden observar, a través de las naves grabadas en las rocas, las diferentes culturas que surcaron con sus barcos el Atlántico navegando por distintos motivos alrededor de la isla.

Los grabados se consideran por algunos investigadores un museo naval en piedra, en el que se aprecia la evolución de la navegación a través del tiempo, tanto de la de remo como a vela. Siguiendo a J.M. Amezcua, se localizan naves con remos de bogar, remos de gobernalle, velas cuadradas, trapezoidales, triangulares, cofas, espolones, palos mayores, mesanas, trinquetes, etc.

Algunas de estas manifestaciones rupestres son estimadas por los investigadores como coetáneas a la época aborigen, al menos desde las primeras expediciones a las Islas Canarias de barcos europeos en busca de esclavos, orchillas, etc., entre un período cronológico que abarca entre fines del siglo XIII y fines del siglo XV.

En el DECRETO 137/2006, de 13 de octubre, se declara la delimitación del entorno de protección del Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica el “Barranco de Tinojay”, situado en el término municipal de La Oliva, isla de Fuerteventura.

Fuente: BOC

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.