ÁRBOL DE LOS DEDOS – EUPHORBIA TIRUCALLI Una planta que va colonizando Fuerteventura

ÁRBOL DE LOS DEDOS EUPHORBIA TIRUCALLI

ÁRBOL DE LOS DEDOS EUPHORBIA TIRUCALLI

El importar plantas foráneas a Fuerteventura hace que estas especies vayan colonizando poco a poco, nuevos espacios en la isla. Esto es lo que pasa con el árbol de los dedos (Euphorbia tirucalli), una planta originaria del Africa subtropical que se utiliza en jardinería, y que ya se ve en espacios abiertos, como Aguas Verdes, en Betancuria, o la zona del Gran Valle, cerca de Cofete.

La Euphorbia tirucalli, es familia entre otras muchas especies de las tabaibas y los cardones. A esta planta de porte arbóreo, se le nombra como arbusto de leche, árbol de los dedos, árbol esqueleto, dedos de leche, palitroque, árbol del lápiz. Todos estos nombres están relacionados con su fisionomía.  

La Euphorbia tirucalli es una planta suculenta, sin espinas, que normalmente llega a los 3-5 metros de altura, pero en óptimas condiciones puede alcanzar los 10 metros. 

Tanto el tronco principal como las ramas son leñosas, pero las ramas más jóvenes son verdes y cilíndricas, tienen de 3 a 8 centímetros de largo y unos 5 milímetros de diámetro, semejantes a dedos o lápices. 

ÁRBOL DE LOS DEDOS - EUPHORBIA TIRUCALLI

ÁRBOL DE LOS DEDOS – EUPHORBIA TIRUCALLI

Las hojas son muy pequeñas, finas, linear-lanceoladas situadas al final de los tallos jóvenes. Se disponen de manera alterna, espaciadas, y se caen al poco de salir. La función fotosintética de la planta, es realizada por las ramas verdes más jóvenes. 

Las flores del árbol de los dedos son pequeñas, de color amarillento, dispuestas en ciatos aglomerados en el ápice de las ramitas. Estas atraen mariposas, abejas y otros insectos, que son los responsables de su polinización. Las plantas suelen producir flores masculinas, siendo las flores femeninas menos comunes.

El fruto del árbol de los dedos es una cápsula con tres valvas, y las semillas son glabras, ovales, de aproximadamente 4 por 3 milímetros, y tienen un color castaño oscuro con una línea blanca.

Es una especie muy bien adaptada tanto a las condiciones semiáridas que tenemos en Fuerteventura, como al estrés salino de las costas.

Toda la planta produce una savia blanquecina altamente tóxica e irritante. El científico y premio nobel de bioquímica, Hister Calvin, descubrió que el látex de la Euphorbia tirucalli L, contiene triterpenos que pueden ser usados para elaborar biocombustibles líquidos, muy parecidos al petróleo. 

ÁRBOL DE LOS DEDOS -- EUPHORBIA TIRUCALLI

ÁRBOL DE LOS DEDOS — EUPHORBIA TIRUCALLI

La Euphorbia tirucalli, además de tener un uso ornamental y de rompevientos, es utilizada como repelente de insectos, y tiene diferentes usos en la medicina tradicional africana. 

La infusión de la raíz sirve para mitigar los dolores óseos, las cataplasmas de las raíces o de hojas se emplea para úlceras nasales, hemorroides y para curar fracturas de huesos.

En la India, el látex lo utilizan para el asma, tos, dolor de oídos, neuralgia, reuma, dolor de muelas y verrugas. En Brasil, además se emplea para las mordeduras de serpiente. 

La savia tiene un poder fijador fuerte y se utiliza en la costa oriental africana para la fijación de las láminas de cuchillo a los mangos de madera.

Hay que tener mucho cuidado al manipular esta planta ya que al contener químicos cáusticos, producen en contacto con la piel, inflamación y quemado severo.

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.